¡QUE LOS DIOSES NOS AYUDEN!, de Néstor F. Marqués, explica las religiones, mitos y supersticiones de la antigua Roma

 


Editorial Espasa. 440 páginas

Rústica con solapas: 19,90€ Electrónico: 9,99€


Espasa publica ¡QUE LOS DIOSES NOS AYUDEN!, un libro que explica las creencias de los antiguos romanos, y su evolución hasta la implantación del cristianismo como hoy lo conocemos, explicadas por un gran experto en divulgación histórica, Néstor F. Marqués


Este libro divide en cuatro etapas (nacimiento, crecimiento, madurez y muerte y resurrección) el recorrido de la mitología romana que comienza con el origen de los dioses y llega hasta la implantación del cristianismo como religión oficial, pasando por el desarrollo de las distintas creencias y los cultos orientales.


Marqués detalla las diferencias entre la mitología romana y la griega, que muchas veces se confunden o se conectan de manera errónea. No se puede negar que guardan relación entre sí, ya que coexistieron en el mundo mediterráneo durante la Antigüedad y sirvieron de influencia la una a la otra.


El autor explica la importancia de la comunicación entre la población y sus dioses, detallando tres pilares: los ritos y oraciones, la adivinación y, por último, las manifestaciones por parte de las divinidades a través de señales del futuro, fenómenos naturales y deformidades biológicas como forma de avisar de peligros o mostrar su ira. La mayoría de los romanos veían la muerte y las enfermedades como un castigo divino, que podían ser individuales o colectivas. Las epidemias las atribuían a la ira de los dioses e intentaban encontrar la cura con plegarias y rezos.


Con este libro el autor vincula la antigua divinidad romana con el cristianismo, ya que este último mantiene aún hoy ritos y tradiciones, como tocar las imágenes y los objetos de culto. Y así define que la religión no es más que la expresión cultural de las creencias, representaciones y prácticas simbólicas de una sociedad.


Mil años separan a los primitivos dioses de la Roma arcaica de la implantación del cristianismo como religión oficial del Imperio de Occidente. Durante ese tiempo se desarrollaron en la antigua Roma una amalgama de creencias: desde los lares, los dioses del hogar, y las divinidades propiamente romanas, hasta los dioses del Olimpo importados de Grecia y reinterpretados «a la romana», pasando por los cultos orientales a Mitra o Cibeles y llegando al cristianismo, perseguido primero y adoptado finalmente como religión oficial.


Herederos de Roma


"Somos herederos del mundo romano —y de tantas otras culturas— en el sentido más amplio posible. Por supuesto, eso no significa que nosotros seamos romanos, que queramos serlo o, como me dijo hace unos años la profesora Mary Beard, que debamos siquiera aprender algo de ellos. No caigamos en el argumento falaz de una falsa pertenencia o un orgullo vacío que justifique ideas y acciones del presente. En este libro no encontraras opiniones confesionales o dogmáticas, ni argumentos a favor o en contra de las culturas del pasado o de su influencia sobre las del presente. No estamos aquí para juzgar la historia desde una perspectiva presentista —algo que desgraciadamente tenemos que soportar en demasiadas ocasiones—, sino para conocerla y disfrutarla. Precisamente por eso evitare términos de profunda carga despectiva, como paganismo, para referirme a los cultos tradicionales romanos y explicare con toda la claridad que me sea posible conceptos como superstición, piedad, tolerancia o incluso religión, cuyo significado no es actualmente el mismo que tenía para los romanos.


Pocas cosas hay más interesantes que descubrir el origen remoto de aquello que hacemos y decimos en nuestra vida cotidiana. Este es un ejercicio que nos acerca al pensamiento crítico y nos ayuda a evitar los sesgos que nuestra propia sociedad nos impone —aunque lo haga prácticamente sin proponérselo—. La gran mayoría de nosotros somos cristianos, incluso si profesamos otras religiones o si no profesamos ninguna: somos cristianos culturales, puesto que nuestra historia cultural tiene una perspectiva eminentemente cristiana desde hace más de mil quinientos años. Por ello, intentaremos descubrir las religiones de la antigua Roma —incluyendo la cristiana— desde un enfoque que intente evitar visiones subjetivas influidas por la historia posterior.


Este libro no pretende ser una biblia —nunca mejor dicho— sobre las religiones de la antigua Roma. Tan solo tratare de acercarte de forma rigurosa a las complejas realidades socioculturales que existieron en el mundo romano. Me daré por satisfecho si lo consideras digno de ocupar un lugar en tu biblioteca después de haberlo leído.


Vamos a emprender un viaje religioso que centraremos, naturalmente, en el mundo romano, que ya es lo bastante extenso incluso con las acotaciones temporales, muchas veces ficticias, que marca la historiografía. No me preocupan tanto las fechas como el viaje en sí. Comenzaremos en los orígenes más remotos de los que surgieron los propios dioses, a quienes dedicaremos la primera parte del libro. A partir de ese momento, avanzaremos a través de la Republica romana para centrarnos no tanto en aquellas divinidades, como en los mortales que las crearon. En este libro, por supuesto, los dioses estarán muy presentes, pero creo mucho más importante hablar de lo que los romanos pensaban de sus propias divinidades —y de las ajenas, claro está— y de los actores humanos que participaban de la religión desde diversos puntos de vista.


Viviremos el desarrollo de las religiones, su ocaso y hasta su refundación. Sobrevolaremos más de mil años de la historia de Roma y hablaremos no solo de los cultos de los poderosos, sino también de aquellos que, más humildes, siempre quedan olvidados por la historia. Nos centraremos en sus religiones, los ritos que llevaban a cabo y hasta las supersticiones — cuyo significado pronto descubriremos— de todos aquellos que vivieron en el gran océano religioso que existió en la antigua Roma".


Sobre el autor


Néstor F. Marqués es arqueólogo y divulgador cultural. Está especializado en la Roma clásica y en las tecnologías de virtualización e impresión 3D aplicadas al patrimonio histórico. Ha trabajado con museos e instituciones de todo el mundo creando museos virtuales accesibles. Toda su experiencia la aplica en el proyecto de divulgación Antigua Roma al Día, en el que da a conocer la cultura romana a través de los medios tecnológicos en red. El proyecto comenzó en Twitter, donde cuenta con más de 160 mil seguidores, con un estilo innovador en el que se unen la cultura y el entretenimiento. Antigua Roma al Día se puede seguir también en otras plataformas como Youtube, Instagram, Facebook o la web antiguaroma.com. Es autor de Un año en la antigua Roma (2018) y Fake news de la antigua Roma (2019).


Comentarios

Entradas populares de este blog

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

SON SOLO FÁBULAS, de Antonio M. Herrera, una mirada festiva y ácida al ser humano a través de un género clásico elaborado con una técnica novedosa