Alaitz Leceaga gana el Premio Fernando Lara con HASTA DONDE TERMINA EL MAR, una facinante, extraordinaria y emocionante novela de misterio con una atmósfera de leyenda




Editorial Planeta. 512 páginas

Tapa dura con sobrecubierta: 21,90€ Electrónico: 9,99€


Alaitz Leceaga ha presentado en EA, HASTA DONDE TERMINA EL MAR, el pueblo de la costa de Bizkaia en el que transcurre la obra con la que recientemente ganó el Premio de Novela Fernando Lara 2021. La historia comienza con un suceso real: una terrible y trágica galerna que acabó con la vida de casi 350 pescadores en las aguas del mar Cantábrico.


Este suceso marca y determina un relato que la autora define como «una intriga de la época». La protagonista de esta historia es una joven misteriosa que aparece en la playa después de una tremenda galerna. No recuerda nada de su paso pero que es, inexplicablemente, igual a otra joven que desapareció en esta misma zona hace más de 20 años. «Desde el principio me cautivó la idea de acercarme más al misterio y a la investigación. Como autora, eso supuso planear y escribir una historia de suspense, pero siempre manteniendo mi estilo», ha remarcado Leceaga.


Ea, el pueblo en el que está ambientada HASTA DONDE TERMINA EL MAR, es un protagonista más de la novela. Su puerto, sus caseríos, las tabernas, las calles, la ría, la playa de Natxitua, los caminos y el bosque forman parte de la historia de una forma natural y, además, son descritos con la precisión que su importancia merece. “Escogí esté pueblo-ha señalado la autora vasca- porque mantiene intacto el encanto marinero de la época en la que se desarrolla la novela. De la mano de los personajes, los lectores podrán recorrer las callejuelas estrechas de su casco antiguo hasta su puerto pesquero, visitar la bahía de aguas turquesa, las pequeñas calas escondidas, asomarse a los acantilados para sentir la fiereza del mar Cantábrico o pasear por los caminos entre valles sinuosos que unen los pueblos de la costa, atravesando un frondoso bosque que esconde más de un secreto”.


Durante la presentación, Alaitz Leceaga ha paseado por algunos de los mágicos rincones que aparecen en su novela e incluso navegó por la ría de Urdaibai, que parte del mar Cantábrico, que este día contaba con olas de más dos metros poniendo de manifiesto la bravura del mar y la Naturaleza y que tan bien se recoge en sus páginas. “La importancia de la comunidad es uno de los temas principales de la historia. Los pueblos costeros de la zona, por su cercanía y su relación con el mar, son ricos en su propia mitología y dan pie a muchas leyendas, por eso mismo el imaginario colectivo tiene un gran protagonismo en esta novela: sirenas, lamias o monstruos marinos recorren las páginas”, aseguró la autora.


La desaparición de varias jóvenes, un triángulo amoroso, los conflictos familiares, las tradiciones y las creencias y el peso del legado familiar son algunos de los temas que se desarrollan en esta trama de misterio y suspense envuelta en una atmósfera inquietante, potenciada por la poderosa fuerza de la naturaleza o las imponentes mansiones donde se asoma el miedo, la psicología de los personajes y los giros argumentales que evocan a grandes clásicos de la literatura inglesa como Emily Brontë.Por último, Leceaga ha manifestado “su gran satisfacción personal y compromiso”por haber recibido un reconocimiento como el Premio de Novela Fernando Lara, ya que- ha dicho-, “supone para mí la posibilidad de lograr que mis historias lleguen a más lectores”.

Un trágico naufragio en la costa de Vizcaya, una extraña joven rescatada del olvido y la desaparición de decenas de muchachas sin dejar rastro conforman esta extraordinaria y emocionante novela de misterio ambientada a principios de siglo xx. HASTA DONDE TERMINA EL MAR es una fascinante intriga de época con una atmósfera de leyenda.


Los detalles básicos de la novela


Ea (Vizcaya), 1901. Una galerna, el temporal marítimo más temible, azota el golfo de Vizcaya poniendo en peligro la vida de decenas de pescadores que se han hecho a la mar. Dylan y Ulises Morgan aguardan la vuelta del buque Annabelle, comandado por su experimentado abuelo, Devon, también al frente de Vapores Morgan e Hijos. El barco será víctima de un trágico naufragio sin que haya rastro de supervivientes. Los dos hermanos ven con sus propios ojos cómo el buque, varado, se hunde a lo lejos y como también se dinamitan las pocas esperanzas de encontrar a su abuelo con vida. Sin embargo, algo en el agua les llama la atención. Se trata de una joven, vestida con un traje de novia, que flota inconsciente.


«Temblaba, pero no por el frío, y supo que la tempestad sobre ellos era una criatura hambrienta que no dejaría nada en pie en esa lengua de tierra.» (Hasta donde termina el mar, pág. 13.)


Dylan, el mayor de los hermanos, no dudará en lanzarse al agua para rescatarla y consigue reanimarla. Ambos hermanos se sienten cautivados por la insólita belleza de la joven, que se muestra incapaz de articular palabra. Para Ulises, ella es una sirena. Para Dylan, en cambio, la joven misteriosa guarda un asombroso parecido con Cora Amara, desaparecida hace más de veinte años e hija de Anastasia Amara, propietaria de la funeraria del pueblo. Los dos hermanos acudirán a la casa de la distante Anastasia, que vive con su otra hija, Claudia. La muchacha misteriosa se quedará en aquel siniestro y extraño lugar, acogida por la amable Claudia y con la esperanza de que tal vez el tiempo le devuelva el habla y la memoria.


La aparición de la joven correrá como la pólvora por el pueblo de Ea y los alrededores, donde, a lo largo de los años, varias jóvenes, casi todas de origen humilde, han sido víctimas de desapariciones sin resolver. Familias enteras tratan de salir adelante con el peso de una tragedia que suele ser alertada por una señal: cada desaparición va acompañada de una corona de lirios blancos en el mar. ¿Es ella la única que tiene la respuesta sobre estos sucesos? ¿Se trata en realidad de Cora? ¿Sabrá ella dónde se encuentran las demás? ¿Quién es el monstruo responsable de estos supuestos crímenes? Con el paso de los días, la joven rescatada recuperará el habla y conseguirá recordar su nombre, Ofelia, pero poco más, a pesar de las confusas imágenes de oscuridad marina, cuevas, acantilados y un hombre sin rostro que le sobrevienen durante sus frecuentes pesadillas. Pero en la vida de Ofelia no todo es oscuridad. Si de algo está segura es de los sentimientos que comienza a experimentar por los hermanos Morgan, en especial, por Dylan el más rebelde de los dos. Ambos, atraídos por Ofelia, conviven con la mala racha de la empresa familiar fundada por su abuelo y cuyo futuro permanece en manos de su padre, Silvestre. La responsabilidad del legado de los Morgan planeará sobre los dos hermanos.


A pesar de las diferencias entre Dylan y Ulises, los dos formarán con Ofelia un trío inseparable. Al grupo también se unirá Katixa, la hermana de una de las jóvenes desaparecidas en Ea. Entre todos tratarán de descubrir quién hay detrás de los crímenes, cuál es la identidad del supuesto culpable, un hombre apodado Barba Azul por la comunidad, mientras que Ofelia seguirá empeñada en recordar de dónde proviene. Nuevas desapariciones, fuertes enfrentamientos y revelaciones increíbles emergerán en esta apasionante intriga, cuyo desenlace resultará tan inesperado como sorprendente.


UN HOMENAJE A LOS GRANDES CLÁSICOS DEL MISTERIO


El nuevo Premio de Novela Fernando Lara es una extraordinaria trama de misterio y suspense destinada a mantener en vilo a los lectores desde un arranque arrollador hasta un final inesperado. Su atmósfera inquietante, potenciada por la poderosa fuerza de la naturaleza o las imponentes mansiones donde se asoma el miedo, la psicología de los personajes y los giros argumentales evocan a grandes clásicos de la literatura inglesa, como Emily Brontë y Wilkie Collins, además de autoras tan transgresoras como Ángela Carter. El simbolismo de los nombres de algunos de los personajes, no exento de cierta ironía, como es el caso de Ulises, del fugitivo Moisés y de la protagonista Ofelia, demuestra el cuidado de la autora hasta el último detalle. Como en toda gran novela de suspense, cualquier pista puede llevarnos a solucionar todos los enigmas por muy fantásticos e increíbles que sean. De ritmo vertiginoso y con destellos detectivescos al filo del terror, en esta obra todos los personajes evolucionan y se transforman causando la sorpresa del público. No hay ninguno que no guarde un reverso que termine por acercarle al bien o al mal. Y es que en esta novela trepidante, casi nada es lo que parece.


LOS PERSONAJES MÁS RELEVANTES


OFELIA Víctima y heroína, poco a poco, la protagonista comenzará a recordar su pasado y se sentirá más segura de sí misma. La joven, que guarda un gran parecido con Cora Amara, mantendrá una unión muy fuerte con los hermanos Morgan. La muchacha, de una fuerte personalidad, permanecerá en casa de las Amara realizando tareas y encontrará la complicidad de Clara, con un carácter muy diferente al de la fría y severa Anastasia. Ofelia descubrirá en la fotografía su gran habilidad, y será una imagen tomada hace años la que le revelará nuevas pistas sobre quién era Cora y qué pudo pasarles a las dos. Su larga cabellera, algunas escamas y los dedos de los pies unidos por una membrana le dan un aspecto de sirena, algo que en realidad comparte, sin saberlo, con otra mujer de su entorno. Sus pesadillas la encaminarán hacia la verdad.


«El cielo se oscureció de repente, como si un siniestro eclipse solar cubriera de noche los pueblos costeros. Ahí fue cuando todos en tierra supieron que algo terrible iba a suceder.» (Hasta donde termina el mar, pág. 17.)


«Esa misma madrugada había empezado a recordar algunas cosas: la voz familiar que la había despertado o la extraña pesadilla en la que caía al vacío parecían haber iluminado algo en su memoria, aunque sus recuerdos todavía se asemejaban a las imágenes brumosas de un sueño que se esfuman al despertar. Recordaba el mar, el viento frío, una luz brillante que volaba sobre ella… y un hombre. No podía ver su cara, pero el puro terror inundaba sus sentidos solo con pensar en él.»


DYLAN MORGAN Este joven veinteañero lleva su pasión por la mar en la sangre. El mayor de los hermanos Morgan, que adora a su abuelo Devon, es un chico rebelde y temperamental, pero muy leal a los suyos. Dylan notará cómo su padre desconfía de su capacidad para tomar las riendas de la empresa familiar. De hecho, es cierto que Dylan prefiere salir a navegar que pasar horas entre números o preocupado por la gerencia. Desde el principio, el atractivo Morgan se sentirá atraído por Ofelia, y comenzará una especie de rivalidad oculta con su hermano por la atención (y el amor) de la muchacha misteriosa.


«Tragó saliva, intentando deshacer el nudo que le atenazaba la garganta, y decidió que no iba a llorar por su abuelo hasta estar a solas, en algún lugar donde su hermano pequeño y esa chica de ojos extraños no pudieran verle y sentir lástima de él; cualquier cosa menos eso. La lástima le hacía parecer débil, solía decir su padre.»


ULISES MORGAN Más sensato y tranquilo que su hermano, Ulises admira a Dylan hasta el punto de seguir necesitando su protección. Sin embargo, la decisión de su padre de otorgarle más responsabilidad, apartando a Dylan de las grandes decisiones empresariales, hará mella en la buena relación de los dos hermanos. Su carácter también despertará el interés de Ofelia, quien terminará por verse sorprendida por los cambios en la personalidad de Ulises.


«A pesar de su edad, a Ulises le seguían fascinando las leyendas locales y las historias sobrenaturales que se apartaban de lo establecido: lamias, monstruos marinos o barcos fantasmas… Aunque intentaba disimular su pasión por lo desconocido para no enfrentarse a la mirada de desaprobación de su padre.»


ANASTASIA AMARA La matriarca de las Amara ha conseguido hacer fortuna en Ea, con su negocio funerario y sin tener a un hombre a su lado. Casi nunca sale de su imponente mansión, y su actitud, altiva, genera la antipatía y el recelo de los habitantes del pueblo. Cruel y distante con su hija Claudia, Anastasia no querrá tener en el mismo techo a Ofelia, aunque termine por aceptarlo y no soporte la atracción que causa Ofelia en muchachos como los Morgan. El recuerdo de su hija Cora, rebelde y más hermosa que Claudia, le inquieta. Y es que Anastasia, también envuelta por una halo de misterio, guarda algunos secretos.


«Al verlas era fácil dejarse atrapar por la ilusión de que la imponente casa, sus vestidos de terciopelo o los modales anticuados de las Amara estaban congelados en el tiempo, igual que sucede con esas bolas de nieve que representan un paisaje atrapado dentro de una esfera de cristal.»


CLAUDIA AMARA Dulce, de buenos modales y pendiente del bienestar de Ofelia, Claudia se convertirá en su primera confidente. A ojos de los demás, Claudia, que utiliza un bastón para caminar, es una víctima de la crueldad de su madre y de la desaparición de su querida hermana Cora. La pequeña de las Amara tiene una oscura afición, fotografiar a los fallecidos y coleccionar las imágenes en un álbum. Esa extraña afición esconde una turbia personalidad que no se muestra, al menos aparentemente, ante los demás.


«Claudia conocía a todo el mundo por su nombre, era agradable, charlaba con las vecinas y los hombres la saludaban educadamente al pasar, y sin embargo nadie sabía mucho acerca de su pasado. Tal vez era por su piel pálida y sus modales distinguidos, o puede que fuera solo porque se pasaban el día rodeadas de muerte, pero las Amara seguían despertando los recelos de algunos de sus vecinos incluso después de tantos años.»


KATIXA Esta joven costurera ha visto cómo sufría su madre Milagros con la pérdida de Nagore, su hermana mayor. Katixa, obsesionada con saber qué le pasó a su hermana desaparecida, conserva un diario en el que anota los recuerdos que Ofelia comparte con ella. Su objetivo también es ayudarla a ella porque cree que tanto la protagonista como su hermana han sido víctimas de Barba Azul. Katixa se convierte en la mejor amiga de Ofelia y estará a su lado cuando ella más lo necesite.


SILVESTRE MORGAN El padre de Dylan y Ulises está preocupado por la gerencia y la dirección de la empresa familiar, ya que el legado de los Morgan está en juego. Poco afectuoso con Dylan, fijará su atención en Ulises. De su pasado se sabrá que antes de normalizar su matrimonio con Penélope, Silvestre estuvo perdidamente enamorado de Clara Iriarte, la primera joven desaparecida, una chica que tenía múltiples pretendientes y despertaba la envidia de la madre de los hermanos Morgan en su juventud.


OTROS PERSONAJES SECUNDARIOS Los miembros de la familia Laguna, como son Marcel, Lorenzo y Helena, rivalizan con los Morgan y mantienen una relación de amor-odio. Otro secundario relevante es Moisés, un antiguo pretendiente de Cora que ganará protagonismo en el desenlace de esta historia.


«Nunca olvidaría ese momento: un pueblo entero cantando por encima del sonido de las olas. Esa canción melancólica se quedaría guardada para siempre en su mente como uno de sus “primeros nuevos recuerdos”». (Hasta donde termina el mar, pág. 73.)


LOS PRINCIPALES TEMAS


Las desapariciones de jóvenes y el miedo. El misterio que envuelve los múltiples casos de desapariciones que afectan a los habitantes de Ea y la zona costera son, junto con la identidad de Ofelia y su pasado, el principal tema de la novela. Aunque no hay una investigación policiaca como tal, el suspense se va desgranando gracias al empeño de Ofelia y Katixa. Sus avances afianzarán la vertiente más detectivesca de la trama. Además, el miedo que tienen las mujeres de la zona a Barba Azul es algo que no sienten los hombres y que, de hecho, es un miedo femenino que podría trasladarse a la actualidad.


El triángulo amoroso. Desde el principio, la relación entre ambos hermanos y la hermosa Ofelia dará pie a ese triángulo sentimental, aunque el desarrollo de la obra lo pondrá en riesgo. A medida que se vayan revelando las distintas aristas de las desapariciones de muchachas, se darán pistas sobre otros triángulos en los que estaban implicadas las Amara e, incluso, Silvestre Morgan.


Los conflictos familiares. En el fondo, los secretos en el seno de las familias, como los Morgan y las Amara, ponen de manifiesto las riñas y las tensiones entre algunos de sus miembros. Esos conflictos también se verán alimentados por los terribles secretos que se ocultan en ambas casas.


La muerte. Presente desde el primer momento, la muerte siempre tiene protagonismo en la novela. A las desaparecidas se las da por muertas, las Amara se dedican al negocio de la muerte, Ofelia teme por su vida, hay un naufragio que se cobra decenas de marineros fallecidos, etc. La muerte resulta inevitable.


El peso del legado familiar.

Dylan y Ulises notan la presión por cumplir con las expectativas de su padre y por fracasar. Incluso desean que salgan adelante los sueños de su abuelo Devon. Ese legado también será importante para Ofelia, vinculada a Barba Azul y a Cora. La familia puede ser reconfortante, aunque en esta novela se trate, sobre todo, de un elemento opresor y no de un refugio emocional.


Las tradiciones y las creencias. Los pueblos costeros, por su tradición marinera, dan pie a muchas leyendas, algunas propias de la mitología, y también albergan creencias como las que les hacen dejar ofrendas para guiar la vuelta de los pescadores. La naturaleza –con todo su simbolismo– también tiene un gran peso en la historia. El imaginario colectivo cuenta con un gran protagonismo en este novela porque los hechos suceden a principios de siglo xx, y en los albores del progreso.


LOS ESCENARIOS PARA UNA ATMÓSFERA DE SUSPENSE


El enclave de País Vasco donde se desarrolla la acción es otro de los protagonistas de esta obra. El pueblo de Ea, su puerto, sus caseríos, las tabernas, las calles, la ría, la playa de Natxitua, los caminos y el bosque a su alrededor son descritos con precisión y se les otorga la importancia que merecen. En algunos pasajes, el acantilado de Santa Catalina, que irrumpe al principio y vuelve a aparecer al final, y la fiereza del mar Cantábrico se combinan trasladando a los lectores hasta un lugar y un momento determinados. Es frecuente sentir el frío y la humedad de las cuevas marinas o el temor por adentrarse en los senderos sinuosos del bosque. Hasta la casa de las Amara atrapa la atención del lector, causándole la misma curiosidad y desazón que sienten los habitantes de Ea debido a su imponente exterior y su función como funeraria. Además, la atmósfera de misterio no solo resulta remarcable por la descripción de los lugares físicos y las sensaciones que viven los personajes, sino también por cómo detalla la atmósfera interior de la protagonista, caracterizada por sus pesadillas continuas y extraños sueños.


«Una capa de sudor frío cubría su piel y aún notaba el regusto pegajoso de la pesadilla en la lengua.» (Hasta donde termina el mar, pág. 89.)


LAS LEYENDAS Y OTROS ELEMENTOS SIMBÓLICOS


Las sirenas y las lamias. Las referencias populares son frecuentes en la novela y algunas de sus particularidades se utilizan para caracterizar personajes femeninos de esta historia. Las sirenas son monstruos marinos con cabeza y pecho de mujer y el resto del cuerpo de pez. Seducen a los navegantes por la belleza de su cara y por la melodía de sus cantos, luego los arrastran a la muerte para devorarlos. Hasta Ulises, en la mitología griega, debe hacerse atar al mástil de su navío para no ceder a la seducción de su llamada. Las lamias también son personajes mitológicos, hermosas mujeres con las extremidades inferiores como las de un pez y que habitan en cuevas, en manantiales y estanques.


Barba Azul. El culpable de las desapariciones de las jóvenes es un monstruo, como lo era Barba Azul. El cuento de hadas de Charles Perrault narra la inquietante historia de un hombre rico y de aspecto desagradable, casado varias veces y viudo, que esconde un secreto terrible. Su nueva esposa descubre ocultas en una habitación prohibida los cadáveres de sus anteriores esposas.


El mar. Protagonista simbólico de la novela, la autora divide la obra en varias partes en función del tiempo en el que se desarrolla la acción y del estado de las mareas. El mar supone la muerte del patriarca de los Devon, pero también supone el renacimiento de Ofelia, entre otros significados. El mar es imagen de la vida y de la muerte, además de la transformación y de la incertidumbre. Sus corrientes pueden ser mortales o vivificantes, y de sus profundidades surgen monstruos.


«No temía que ella fuera una sirena o una lamia, no: lo que Dylan Morgan más temía era que Ofelia desapareciera de su vida.» (Hasta donde termina el mar, pág. 147.)


Sobre la autora


Alaitz Leceaga nació en Bilbao en 1982. Es la autora de las novelas superventas El bosque sabe tu nombre (2018) y Las hijas de la tierra (2019). Fue aclamada como la autora revelación del año 2018 con su debut literario, El bosque sabe tu nombre, que se ha traducido a varios idiomas y cuyos derechos audiovisuales están en fase de desarrollo. Esta novela la llevó a ser finalista del Premio El Ojo Crítico de RNE de Narrativa de 2018 y a ser la ganadora del Premio de la Asociación de libreros de Bizkaia de 2019.


Si quieres saber más, sigue a la autora en sus redes sociales:


Q @AlaitzLeceaga


D @AlaitzLeceaga


E @AlaitzLeceaga 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

SON SOLO FÁBULAS, de Antonio M. Herrera, una mirada festiva y ácida al ser humano a través de un género clásico elaborado con una técnica novedosa