Almudena Sánchez desvela en FÁRMACO el momento en que la tristeza dinamitó todas sus certezas y decidió instalarse en su cuerpo


Literatura Random House. 185 páginas

Tapa blanda con solapas: 18,00€ Electrónico: 8,54€


"Almudena Sánchez hace música con los añicos de ese cristal delicado

del que estamos hechos". Esta afirmación de Elvira Navarro resume perfectamente el contenido de FÁRMACO, el último libro de Almudena Sánchez.


"Hablando de cabezas: habría que empezar a explosionar ya (.........). El mundo sería mejor con cabezas dispuestas a albergar una bomba antidogmática con efectos colaterales empáticos. Aunque yo no soy nadie para dar órdenes, pues tan solo soy una escritora que empieza. En el año 2087 seguiré siendo esa escritora que empieza, que tiembla, que se arriesga y sigue temblando con un tenedor en la mano".


FÁRMACO es el relato de una explosión, del momento en que la tristeza dinamitó todas las certezas de la autora y decidió instalarse en su cuerpo. Pero no es un libro triste, es un testimonio escrito sin tabúes, con humor y cercanía por una de las voces más espectaculares de su generación, capaz de aunar como pocas ingenio, extravagancia y ternura.


"Cada cual que haga lo que quiera con su cabeza, al fin y al cabo, es todo lo que tenemos. Cabezas pensantes. La mía ha estallado y aquí lo cuento sin intención de que sea un texto informativo ni de autoayuda e intentando con todas mis fuerzas que

haya más literatura que morbo, más literatura que detalles técnicos, más literatura que aquello que no sea literatura. O de forma más esquemática: que mi depresión sea tan literaria como lo ha sido mi vida desde que empecé a leer".


En FÁRMACO encontraréis un cerebro que quería desaparecer y una escritora que lo agarró y buscó cómos y porqués entre recuerdos, conductos y cavidades. Aquí hay infancia y hay madre, una niñez en escuelas de Mallorca y en campos de Castilla; hay pastillas naranjas que te ponen en pausa y pastillas rojas que te lanzan a la estratosfera; hay sueños, pesadillas y deseos: «ojalá la depresión se quitara desnudándonos, tímidamente y despacio». Y libros. Hay muchos libros, historias para escapar y otras para entender qué pasaba en su cabeza. Aquí la literatura es bálsamo, esperanza y salvación.


"Escribí FÁRMACO porque no podía pensar en nada que no fuera morir. Tenía proyectos empezados, una nouvelle sobre los primeros destellos adolescentes y una colección de cuentos. Y estar los dejé a la mitad, porque mi trastorno mental ha sido . explosivo. Una reverberación. Echo de menos la lucidez que provoca estar descolocada (.........). Los fármacos han sido imprescindibles en mi sanación: han empujado el trineo. Y difíciles. No hacen efecto hasta pasado mes y medio. Están plagados de efectos secundarios. Cuesta abandonarlos. Parto los comprimidos por la mitad:


La mitad de la mitad. Pronto me tocará dividir esa misma pastilla por la mitad. Y la mitad de esa mitad por la mitad. Que pequeño es un comprimido y cuánto alberga. Se pierde entre las líneas de las manos".


Sobre la autora


Almudena Sánchez (Andratx, Mallorca, 1985) es periodista y máster en Escritura Creativa. La acústica de los iglús (Caballo de Troya, 2016) fue su primer libro de relatos, que ya ha alcanzado la octava edición y se ha publicado también en Argentina (Odelia Editora, 2018). Además, su debut le valió para ser finalista del Premio Setenil y figurar entre los libros favoritos de la plataforma New Spanish Books. Algunos de sus cuentos han sido traducidos al inglés y publicados en la revista Two Lines. En 2013 fue incluida en Bajo 30, antología de nuevos narradores españoles (Salto de Página) y en 2019 fue seleccionada entre los diez mejores escritores treintañeros de España por la AECID, junto a autoras como Cristina Morales o Aroa Moreno.

e e


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

SON SOLO FÁBULAS, de Antonio M. Herrera, una mirada festiva y ácida al ser humano a través de un género clásico elaborado con una técnica novedosa