EL PINTOR DE ÁNGELES, un thriller histórico de Lucía Sabater para que el lector disfrute de una Valencia medieval que alumbraba la civilización moderna y en la que todo era posible

 


Olé Libros. 558 páginas

Rústica: 18,00€


EL PINTOR DE ÁNGELES es la cuarta novela escrita por Lucía Sabater. Se trata de un thriller histórico que sirve como metáfora exponencial del final de una época —la Baja Eda Media frente a la llegada del Renacimiento—, tanto desde el punto de vista artístico como social. La novela se desarrolla en Valencia y su catedral es un escenario de gran relevancia: en la bóveda de su altar mayor se encuentran los arcángeles músicos, pinturas que servirán de leitmotiv de una serie de asesinatos.


Lucía Sabater estudió Historia Medieval, aunque para el doctorado eligió Historia del Arte y precisamente se centró en estos frescos renacentistas de los que habla El pintor de ángeles. Por tanto, para escribir esta obra, Sabater ha desarrollado un exhaustivo trabajo de estudio y documentación, con una gran aportación histórica: un enfoque social y psicológico de lo que debieron vivir tanto los pintores como la sociedad en general al pasar de la tradición hispanoflamenca al Renacimiento. El pueblo se vio afectado por los cambios culturales y artísticos, y por una Iglesia en la que la Inquisición poseía un poder omnímodo.


Si bien las pinturas mencionadas datan de 1472, en la novela a la autora se le ocurrió extender el momento hasta el final de la Edad Media, «por el significado transcendental que tiene 1492». Así mismo, también habla sobre los cambios y sucesos concretos que se produjeron en la sociedad valenciana de la época (expansión comercial, peste, luchas de poder, construcción de edificios emblemáticos…)


Para Sabater, tanta importancia atesoran los personajes, una trama a disposición de una idea o mensaje principal o unos hechos históricos necesarios para dar verosimilitud. En definitiva, «todo es imprescindible para que el libro interese», comenta una autora, a quien, reconoce, la escritura le resulta necesaria. «Me vacía para poder llenarme de nuevo con otras cosas».


Una novela histórica llena de acción


Nadie podía imaginar en Valencia que unas pinturas inspiraran la muerte de unos niños. La teatralidad de estos crímenes provocará que el inquisidor general, fray Tomás de Torquemada, encargue al hermano Alonso la difícil tarea de resolverlos.

El destino hará que en el camino del dominico se cruce Guerau, un aprendiz de pintor de retablos. La inocencia de la mirada de este joven artista mostrará los cambios sufridos en la sociedad valenciana del siglo xv, provocados por el humanismo emergente. Una novela histórica de gran acción que nos recuerda que cualquier época puede ser víctima del miedo al cambio.


EL PINTOR DE ÁNGELES forma parte de la colección Cum Sideris.


ENTREVISTA CON LUCÍA SABATER


¿Cómo y dónde nace EL PINTOR DE ÁNGELES?


Al principio me vino a la cabeza una escena de una mujer eligiendo ropa antigua. Esa imagen fue creciendo. Construí todo un capítulo hablando con su hermano de lo anticuados de sus briales. Ahí fue cuando supe que el hermano era un adolescente y que pintaba, y no podía ser más que en la Edad Media porque estoy muy cómoda con esa época. Empecé a documentarme y elegí y unos años concretos, y como siempre, la ciudad de Valencia de escenario. Precisamente por aquel tiempo yo andaba encandilada con los frescos de los ángeles músicos de la Catedral de Valencia y sabía que detrás de ellos había una gran historia y los encaje a la perfección con mis escritos.


La novela es ¿histórica?, ¿un thriller?, ¿un poco de todo?, ¿o el apellido es lo que menos importa?


El apellido importa para que el lector pueda hacerse una idea del ritmo. Una novela histórica tiene un ritmo más lento, si le añadimos thriller, la reforzamos con acción y misterio. La mía tiene de todo, no porque en un principio fuese mi intención, sino porque a medida que investigaba la época, entre 1488 y 1492, era tal la cantidad de personajes históricos y acontecimientos que inundaban estos años, que no tuve más remedio que incluirlos. A grandes sucesos, grandes reacciones.


El mundo que describes es ¿imaginado? ¿documentado?


Los personajes principales, como el aprendiz de pintor y su familia o fray Alonso, son ficticios, el resto son reales y documentados, como fray Tomás de Torquemada o los reyes Católicos y el mismísimo Paolo da San Leocadio, uno de los artífices de los ángeles músicos de la catedral. De mi imaginación salen los diálogos y pensamientos, siempre teniendo en cuenta la psicología de cada personaje, su entorno y la mentalidad del momento. Los hechos históricos son reales, y ante ellos me pongo en la cabeza de cada uno para descifrar sus reacciones.


EL PINTOR DE ÁNGELES está estructurada en cuatro partes; Los ángeles caídos, La Inquisición, La peste y El nuevo orden. ¿Por qué?


La novela transcurre durante cuatro años bien definidos, cada uno de los cuales está inmerso en grandes acontecimientos históricos reales. He querido que así se vea el paso del tiempo. También, esa estructura atañe al cambio de conciencia del protagonista, puesto que empieza con doce años y acaba con dieciséis. Cada año será para él un aprendizaje enorme, sus ojos describirán el miedo, la rabia y la incomprensión ante la situación del momento, aunque también, la emoción por todo lo nuevo que viene.


Las "barbaries cometidas por la Inquisición" ¿se ven igual hoy que en el momento en que fueron realizadas?


La Inquisición juzgaba a la gente con unos parámetros morales muy distintos a los actuales. En la actualidad, no entendemos en Europa que se pueda condenar oficialmente a alguien por sodomita o bruja, pero sí que hemos visto como exterminaban a miles de personas por su religión, y no habló solo del nazismo. Sigue habiendo mucha intolerancia ante culturas distintas a la nuestra y se siguen cometiendo injusticias a niveles mucho más grandes que en la Edad Media, y detrás de todas ellas hay un interés más poderoso de lo que el pueblo llano puede entender. Igual que en los años de mi novela, la Inquisición tenía interés en la expulsión de los judíos y lo consiguió sembrando desconfianza, ahora los gobiernos también azuzan a la población hacia una determinada ideología con una intencionalidad.


"Vivimos tiempos difíciles". Una frase que puede valer para muchas y diferentes épocas. ¿También para la Valencia medieval que retratas en el libro?


Son tiempos muy diferentes, lo que no ha cambiado son los sentimientos y las emociones. Las catástrofes naturales o pandemias siempre han estado ahí, han marcado el ritmo de evolución de toda una generación. En la Edad Media, las distintas oleadas de peste eran comunes, se convivía con ellas y supongo que influyeron mucho en la mirada de los artistas y provocaban pequeños o grandes cambios individuales y colectivos. A grandes rasgos, esos años concretos que relato, fueron de prosperidad y crecimiento, con sus luces y sombras.


En el mundo hay muchas catedrales, pero no se sí EL PINTOR DE ÁNGELES solo podía tener como escenario principal la de Valencia.


Sí, solo podía ser en la de Valencia. Mi idea principal era la pregunta qué sentiría la sociedad ante la llegada del Renacimiento, y solo podía situarse aquí, puesto que esos ángeles músicos de la catedral fueron el primer Renacimiento de toda la Península Ibérica. No creo que los pintores del momento y demás población, se mantuviesen indiferentes ante esa novedad, que no solo se veía reflejada en el arte, sino que trajo consigo el Humanismo. Tampoco fue casualidad que se produjera en Valencia, puesto que teníamos un arzobispo, Rodrigo de Borja, que vivía en Roma y era mecenas de artistas del momento, nada menos que en el cuattrocento. Gracias a este hombre, que trajo a los dos pintores italianos a esta ciudad, se produjo el acontecimiento. No podía ser en otro lugar porque nuestro arzobispo, y luego papa Alejandro VI, siempre tuvo un ojo en Valencia.


La última es una no-pregunta. Dejo la posible respuesta a tu elección por si quieres añadir una o más cuestiones que consideres interesantes para una mejor comprensión de la historia que cuentas en EL PINTOR DE ÁNGELES.


En EL PINTOR DE ÁNGELES he querido mostrar la reacción de los distintos estamentos sociales a la llegada del Renacimiento. Unos, como los acomodados, que veían los cambios como una usurpación de su poder, y otros, que los miraban con esperanza y hambre de novedades. Espero que el lector disfrute con mis propuestas y se deje llevar a una época en la que todo era posible, donde las cosas eran blancas o negras y posicionarse era un deber. Una época donde empezaba a urdirse la civilización moderna y diluirse los contornos tan definidos hasta entonces del Bien y del Mal.



Sobre la autora


Nacida en Valencia. Licenciada en Historia Medieval en 1999, actualmente es doctorando en Historia del Arte y Cultura Visual, y académica de número de la A.I.C.T.E.H. (Academia Internacional de Ciencias, Tecnología, Educación y Humanidades). Ha trabajado en diversas agencias de publicidad. Estudió cuatro años de narrativa creativa y dos de poesía, durante los cuales compartió trabajo con otros creadores. De hecho, en estos talleres nació el grupo de mujeres poetas Akelarre, colectivo con el que participó en diversos recitales. Su primer libro publicado fue Voto de silencio, una novela histórica ambientada en la Valencia del siglo xv en torno a la figura de Isabel de Villena. En 2015 publicó Tiempos borregos, una obra sobre las andanzas de un pastor novel trashumante. Tres años más tarde, en 2018, fue convocada para novelar el guion cinematográfico Paella today, libro que salió al mercado con dicho nombre al mismo tiempo que la película. Además, ha sido finalista de varios certámenes literarios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

SON SOLO FÁBULAS, de Antonio M. Herrera, una mirada festiva y ácida al ser humano a través de un género clásico elaborado con una técnica novedosa