David Pascual retrata en GORDO DE PORCELANA la cara B de Marina d'Or: miedo y asco en la Valencia del pelotazo


Editorial Temas de Hoy. 264 páginas.

Rústica con sobrecubierta: 17,90€ Electrónico: 8,99€


GORDO DE PORCELANA, de David Pascual, es una novela punk sobre la España de los noventa y las fracturas que dejó. También es una novela de aventuras, la historia de la peor familia del mundo y el recuerdo de una amistad única entre dos adolescentes sin futuro. Su protagonista, Dolo, es una mujer a punto de hundirse en los infiernos que creció rodeada de hermanos imbéciles y violentos, entre cuerpos aceitados y veranos infinitos en el litoral levantino. Ahora Dolo, que ha tenido la peor vida posible, es una persona rota por su pasado, que pasa los días entre psiquiátricos y prisiones recordando sus años lisérgicos como creadora del único anime español que se ha vendido en Japón: Gordo de Porcelana.


Pero sobre todo esta novela, "muy poco convencional", como afirma David Pascual,

"es una ida de olla que, entre página y página, te cuela lo peor de lo peor del milagro español de los noventa; Felipe González, chabolas, olor a crema solar y a plástico, privatizaciones, la herencia de los GAL". Leer a David Pascual es irreversible porque te muestra en un espejo sucio y roto la mentira sobre la que hemos construido nuestra supuesta modernidad. Y te lo pasas tan bien como un mecánico pirómano viendo un coche en llamas que cae por un precipicio.


Era una época para vivirla. La España de la construcción y de las postales playeras, la de las fotos de paellas y suecas en tetas. Plástico de todos los colores posibles. Sombrillas azules, flotadores amarillos, toallas verdes, sombrillas rojas, patos amarillos. Era como una alucinación. Cientos de tuppers rellenos de macarrones con tomate, de tortilla de patatas; decenas de lomo empanados en fantástico papel de plata. Era como uno de esos documentales de niños que buscan en vertederos llenos de mierda en países como Brasil o Zambia, con la salvedad de que yo era infinitamente feliz haciéndolo. No lo cambio por nada. Había algo muy mágico, muy tranquilizador en sumergirte en la basura de los demás.


Luisa se quita la enorme máscara con forma de cabezón azul y uno de los guantes sin dedos. Se enciende un pitillo. Aspira una calada profunda.


¿Quieres que te cuente lo que he soñado hoy?

Claro, cariño. Me encantaría.

No ha sido bonito.

Mira, Luisa, sé que no atravesamos nuestro mejor momento, pero… joder, Luisa, yo te amo. Hace tiempo que quiero hablar contigo. Y te lo digo alto y claro: te amo más que a nada, y todo lo que te preocupa a ti, me preocupa a mí, porque tú eres mi vida, cariño. Y lo vas a ser siempre. —He soñado que me quemaba el antebrazo con un pitillo.

¡Madre mía, Luisa!

Joder, Gonzalo, si lo sé, no te digo nada.

No, no, perdona, cariño. Mira, Luisa, quiero decir, es… es solo un sueño. Los sueños no tienen sentido. No tienes que darle más importancia.

Ya sé que es solo un sueño, Gon. No es que quiera quemarme de verdad. No soy gilipollas. Era una metáfora. Yo en el sueño me sentía muy vacía por dentro, era como una cáscara hueca, y entonces, como me sentía de esa manera, me apagaba el cigarrillo en el brazo. Pero era algo simbólico. ¿Te acuerdas de aquella revista que compré por correo sobre pintores románticos? Era algo así. Como los cielos de colores en los cuadros románticos. Algo que parece una cosa pero significa otra. Hacía esa mierda del pitillo y del brazo y entonces me daba cuenta de que en realidad lo único que quería era comer helado de cookies y ver Friends durante días. —Nunca he entendido qué le ve la gente a Friends.

En mi sueño tú te morías de cáncer.

¿Qué?

Pero era rápido. Te lo habían encontrado ya muy avanzado. No se podía hacer nada.

Vaya, gracias.

Yo nunca me alegraría de que sufrieras, Gonzalo.

Ya, gracias, Luisa.

Me preocupo por ti.

Sí, y yo por ti. Siento lo del cigarro.

Gracias. Pero tranqui, de verdad, no ha sido nada.

Vale, me alegro, Luisa.

Sí, yo también.


Sobre el autor


David Pascual (aka Mr. Perfumme) es escritor, guionista y dibujante. Ha publicado cuatro novelas antes de esta, la última de las cuales es Transirak, editada por niños gratis*. En el mundo del cine ha coescrito el largometraje Pobre diablo y ha trabajado como guionista en Mystery of the Pink Flamingo, entre otros proyectos. Como músico ha tocado en lugares tan absurdos como Tokio o el Primavera Sound. También ha recibido una beca «Graners de creació» por su trabajo teatral con el colectivo Miss Panamá, y es profesor del Taller de experimentación narrativa de Lapiscifactoría Laboratorio de Creación.





 

Comentarios

Entradas populares de este blog

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

SON SOLO FÁBULAS, de Antonio M. Herrera, una mirada festiva y ácida al ser humano a través de un género clásico elaborado con una técnica novedosa