Carme Chaparro cierra con NO DECEPCIONES A TUS PADRES la exitosa trilogía de Ana Arén que comenzó con No soy un monstruo y continuó con La química del odio


Editorial Espasa. 488 páginas

Tapa dura con sobrecubierta: 19,90€ Electrónico: 8,99€


A veces, los criminales más peligrosos a los que tiene que enfrentarse un policía son los secretos de su pasado. NO DECEPCIONES A TUS PADRES, la esperada última entrega de la trilogía protagonizada por Ana Arén es una novela para audaces.


Ya en la primera página el lector recibe el primer impacto: sigue leyendo si te atreves, nos reta la autora, Carme Chaparro. Si lo haces, asistirás a la autopsia de un extraño cadáver en el Instituto Anatómico Forense de Madrid. Es el cuerpo de una mujer joven, famosa, rica y depresiva —Nina Vidal— a la que han asesinado con una crueldad tan inimaginable como… ¿creativa? Días después, aparece el cadáver de otra joven, también famosa y rica. Las dos víctimas eran amigas y se habían criado juntas en el ambiente más elitista y poderoso de España. Alguien está imitando las torturas más brutales de la historia de la humanidad. A Nina Vidal la asesinan como al avaricioso Craso, el romano que llevó al poder a Julio César. A María Vives la despellejan con conchas marinas, como a Hipatia de Alejandría. ¿Quién será la siguiente víctima? ¿Qué tortura habrá pensado el asesino para ella?


En una carrera contrarreloj, Ana Arén se enfrenta al mayor desafío de su carrera profesional. Lo que no sabrá hasta el final es que toda la investigación la llevará a resolver las incógnitas de su propia vida. Con una gran capacidad para crear tramas y un ritmo trepidante en su escritura, Carme Chaparro, que se ha ganado un puesto destacado entre los autores y autoras de novela negra, cierra con No decepciones a tu padre la trilogía de Ana Arén. Carme Chaparro cierra con esta novela la exitosa trilogía que comenzó en 2017 con No soy un monstruo y continuó, en 2019, con La química del odio.


LA TRILOGÍA DE ANA ARÉN


En 2017, Carme Chaparro obtuvo el Premio Primavera de novela con No soy un monstruo, protagonizada por la inspectora del Grupo de Menores de Madrid Ana Arén y su equipo. La segunda entrega, La química del odio, estuvo ente las mejores novelas negras de 2019, según los especialistas, y fue finalista del prestigioso premio Hammett, de la XXXII Semana Negra de Gijón. Ahora les presentamos la tercera y última entrega de la trilogía, No decepciones a tu padre. Nos volvemos a encontrar con el equipo de Arén, ahora en Homicidios, con nuevos secundarios… y recuperamos a un personaje siniestro de la primera novela. La trilogía firmada por Carme Chaparro destaca por la combinación de unas tramas policiacas complejas, muy bien documentadas y de ritmo trepidante, con temas de hondo calado social, político y humano.


NOTAS NARRATIVAS Y EDITORIALES


LA VOZ NARRATIVA No decepciones a tu padre está narrada en una tercera persona focalizada casi siempre en la inspectora Ana Arén. En momentos puntuales se incluyen los puntos de vista de otros personajes, que no especificamos para no reventar parte de la trama.


PRESENTE/PASADO, UN MECANISMO DE PRECISIÓN Carme Chaparro juega con el presente y el pasado de una forma magistral. Utiliza distintas técnicas que le permiten integrar recuerdos, acciones, diálogos y cartas de distintos momentos del pasado —desde el más reciente, hasta décadas atrás— con el presente argumental. Estas escenas del pasado hacen avanzar la trama, aclarando sucesos, completando el perfil de los personajes y encajando, poco a poco, las piezas del rompecabezas criminal... y personal.


UN RETRATO CRUDO DE LA VIOLENCIA Desde su primera novela, Carme Chaparro destaca por su presentación de las escenas de violencia. Es muy personal y poco habitual en el género. Las retrata con un tono objetivo y duro, con cierta perspectiva, sin recrearse en los aspectos más superficiales y sangrientos. Y es precisamente esa descripción sobria la que convierte la violencia en algo palpable para el lector, una sensación incómoda y amenazadora. Es tan real que asusta. De entre todas las escenas que se incluyen en No decepciones a tu padre, destacamos la de la violación grupal de una adolescente para convertirla en una sumisa esclava sexual de una red de trata. Sin apenas descripciones explícitas, la autora es capaz de transmitirnos la monstruosidad del hecho y de mostrarnos la fragilidad y la angustia de la muchacha, su inmenso dolor físico y su rendición psicológica (pp. 37-44).


UNA INVESTIGACIÓN «EN TIEMPO REAL» La descripción de los distintos procedimientos policiales y judiciales, las rutinas de la policía científica —con sus protocolos en los escenarios—, la labor de los forenses y el trabajo del Grupo de Homicidios están muy conseguidos. No hay milagros tecnológicos ni informáticos, hay retraso en el laboratorio, los análisis llevan un tiempo y ese plazo no siempre coincide con las necesidades urgentes de los investigadores. Sin duda, uno de los retratos más precisos de la forma de trabajar de nuestra policía. La perfecta combinación de unas tramas policiacas complejas, bien documentadas y de ritmo trepidante, con temas de hondo calado social, político y humano.


APUNTES SOBRE EL INICIO DE LA NOVELA


Varias personas vieron el cadáver tendido en la acera esa madrugada, de lejos y bajo la tormenta. Solo una, ya amaneciendo, marcó el número de emergencias, y para entonces era demasiado tarde. La lluvia había arrastrado calle abajo cualquier posible prueba que condujera al asesino. Ana Arén y su equipo del Grupo de Homicidios se hace cargo de la investigación, bajo la supervisión del juez Pérez Benítez, PéBé para los amigos. Unas horas después estalla la locura. El cuerpo es el de Nina Vidal, la famosísima celebrity, la protagonista del escándalo sexual más sonado y la que más portadas de revistas ha ocupado en los últimos años. También, la heredera de uno de los grandes imperios empresariales de nuestro país. Una mujer hermosa y rebelde que desafiaba las convenciones sociales produciendo y dirigiendo películas porno con un toque feminista. El método para asesinarla fue espantoso y muy cruel: derramaron en su garganta oro fundido. ¿Era un mensaje? ¿Un castigo? En ambos casos, ¿de quién?


Sin pistas físicas, el equipo de Arén empieza a investigar el entorno de la fallecida. La relación con sus padres ha sido muy tensa y estaba deteriorada. Su madre insinúa, incluso, la posibilidad de que su hija lo hubiese preparado todo. Pero, dado el modus operandi, la forense lo descarta. Entre sus relaciones cercanas destaca un nombre: Vanic Cuadrado, el empresario del porno al que la policía relaciona con el clan búlgaro Moscovicci, que controla la trata de blancas en Europa. De hecho, y coincidiendo con el asesinato de Nina, el tipo ha sido citado en París por los jefes del clan, a cuyas órdenes —efectivamente— trabaja en España. Vanic liga ambos hechos, el asesinato y la inesperada reunión. Sospecha que los búlgaros conocían su relación con Nina y, quizás, quieren enviarle un mensaje. Investigando en la empresa de Vanic, Ana Arén conoce a la responsable del sistema informático que sustenta la célebre página porno propiedad del empresario, Blow.com. Se llama Lola y responde al tópico de técnico que parece ajeno a todo cuanto le rodea, salvo lo que puede ver y controlar desde una pantalla. Pese a ello, la inspectora cree que podrá convencerla para que colabore con ella. Un topo en el imperio de Vanic Cuadrado. Dos hechos inesperados vienen a complicarlo todo un poco más. Por un lado, alguien envía a la policía el corte de una película de serie B en la que descubren que Craso, el hombre que apoyó a Julio César en su ascenso al poder, había muerto de la misma manera que Nina. Y ella había grabado una versión porno de aquellos hechos. La escena no aparece en la película y ha desaparecido. Por otro lado, otra joven de la alta sociedad, María Vives, ha aparecido muerta sobre las vías del tren. Su asesinato rivaliza en crueldad con el de su amiga Nina: le han arrancado la piel. ¿Están relacionados ambos casos?


CUESTIONES DE CALADO QUE ABORDA LA NOVELA


Carme Chaparro une en sus novelas dos corrientes distintas del género. No es fácil. En su forma, No decepciones a tu padre responde a los requerimientos del thriller más actual: crímenes truculentos, criminales de personalidad poliédrica, investigaciones complejas, visión múltiple de los hechos, héroes con claroscuros… En cuanto al fondo, la autora ha recuperado el espíritu de la novela negra clásica, una mirada crítica sobre nuestra sociedad y, en especial, sobre los mecanismos del poder en sus distintas formas. En la trilogía de Ana Arén, el placer de una lectura divertida y absorbente no está reñido con la reflexión sobre la sociedad en la que vivimos.


TRATA DE BLANCAS Y PROSTITUCIÓN Uno de los temas más duros del libro. Carme Chaparro no necesita adjetivos enfáticos para transmitir el horror. «Su mente ha quedado marcada para siempre. De eso es de lo que se trata. De convertirlas en animales mansos», reflexiona Vanic Cuadrado tras ser testigo de la violación de una adolescente para introducirla en la red de prostitución del clan Moscovicci. Decenas de jóvenes pasan cada semana por el mismo trance. Los traficantes han aprendido a golpearlas sin dejar marcas visibles. No se trata solo de no tarar la mercancía, sino de tener claro el objetivo final: la tortura no es al cuerpo, sino a la persona. Fabrican zombis. Les dan chicas y ellos devuelven agujeros de placer sin voluntad propia. La autora describe también la infraestructura necesaria para controlarlas: documentación falsa, naves industriales preparadas, circuitos cerrados de televisión… y subastas en un mercado en el que las vírgenes cotizan a precio de oro.


LUCES Y SOMBRAS DEL NEGOCIO DEL PORNO La industria del porno juega un papel relevante en la novela: la página Web de Vanic es una mina de oro, el video de Nina ha disparado sus ventas tras su muerte, la infraestructura informática de esas páginas es de primer nivel en todos los sentidos, puesto que mueven miles de millones anuales. La misma Nina proyectaba la creación de una división propia en la productora de Vanic para grabar películas porno más respetuosas con las mujeres y más cercanas a su forma de entender la sexualidad.


ARMAS DEL PODER: FUERZA FRENTE A SEDUCCIÓN La autora muestra también las dos armas, o estrategias, que utilizan los poderosos para imponer sus criterios. En las entrevistas con los padres de las víctimas, Enrique Vidal exhibe su fuerza, retando a la inspectora Arén, mientras que Fernando Vives emplea la seducción de un buen comercial con el mismo fin. También la ministra seduce a Ana Arén para que establezca un canal de comunicación extraoficial y directo con ella.


LA MUERTE COMO ESPECTÁCULO Desde la primera novela de la trilogía, la información concebida como espectáculo es uno de los grandes temas transversales. Dada la competencia entre medios, esa tendencia se multiplica cuando se trata de un suceso extraordinario, un crimen fuera de lo común, ya sea por la personalidad de la víctima o por las características del asesinato. Es un tema que responde al profundo conocimiento de los medios por parte de la autora y a su preocupación por la dimensión ética y los límites del periodismo. Alrededor de la figura de Inés Grau se construye buena parte de la trama vinculada a esta cuestión.


LOS JUICIOS PARALELOS EN LOS MEDIOS Muy relacionado con el tema anterior, aunque en una dimensión distinta. La inmediatez e influencia de las redes afectan no solo a la comunicación del suceso, sino a la investigación misma: la presión hace que todos los responsables políticos y profesionales aprieten a sus subordinados para obtener resultados. Exigen respuestas antes, incluso, de formular las preguntas adecuadas. Los WhatsApp, los SMS, los hashtags de Twitter son formidables elementos para influir —y hasta dirigir— en la investigación. «Algunos tertulianos intoxicaron a la opinión pública con dudas y medias verdades. Tergiversaron datos sólidos para hacerlos parecer débiles. Dieron por verdaderos hechos que la investigación había probado falsos. Agitaron tanto el barro que al final no se veía nada.»


RELACIONES POLÍTICAS, ECONÓMICAS ¿Y CORRUPCIÓN? Fijar los límites de la corrupción es, en ciertos niveles, complicado. Las familias de las dos víctimas forman parte de ese reducido núcleo de empresarios con acceso a todos los ámbitos del poder. El proyecto para el establecimiento de una lujosa clínica estética en Boadilla es un ejemplo claro. Esos empresarios y directivos dedican años a desarrollar estrategias y canales internacionales de mediación de alto nivel tanto en ámbitos gubernamentales como en el sector privado, construyendo una amplia red de contactos e influencia en las políticas sanitarias públicas, aseguradoras, brokers y médicos prescriptores. El sexo y los favores especiales son armas que se utilizan en esos duelos en las alturas, que se cobran muchas víctimas colaterales.


LA SERVIDUMBRE DE LA FAMA El personaje del actor Miguel Rolo va ganado en volumen y matices conforme avanza la narración. A través de él conocemos la cara B de la fama mediática: la obligación de parecer siempre feliz y en forma, la necesidad de cuidar cada una de las palabras que pronuncia —sin margen de error—, las dificultades para caminar por la calle o para tomarse un simple café, y, sobre todo, el estar sometido de forma permanente al escrutinio público.


MUERTES (ESPECIALMENTE) CRUELES


Además de las materias directamente vinculadas con la investigación de la policía, en cada uno de los títulos de la trilogía, Carme Chaparro dedica una especial atención a algún aspecto criminalístico inusual del caso principal. Se trata de cuestiones teóricas, históricas o técnicas poco divulgadas; por ejemplo, el «NeuroQWERTY», en No soy un monstruo, o los «colores de la muerte» —Caput mortuum—, en La química del odio, entre otros.


En No decepciones a tu padre, la autora echa mano, de nuevo, de la historia y recupera dos ejecuciones especialmente crueles: la de Marco Licinio Craso, en el 53 a. C., y la de Hipatia de Alejandría, en el 415 o 416 d. C. Fue Plutarco quien nos narró el ascenso, la derrota y la muerte de Craso a manos de los partos. En el año 55 a. C., Marco Licinio Craso fue nombrado cónsul de la República de Roma. Dispuesto a enriquecerse, al año siguiente cruzó el Éufrates para conquistar el imperio parto. Durante un año saqueó varias ciudades. En junio del año 53 a. C., sus tropas fueron masacradas en la batalla de Carras, en la actual Turquía. Craso fue capturado y ejecutado de una forma muy dolorosa: introduciéndole oro fundido por la boca, una metáfora letal y cruel de la codicia que lo había conducido a la guerra.


Un castigo muy parecido se imponía en el antiguo Israel, en donde treinta y seis delitos se penaban con la muerte. Para los culpables de incesto y de adulterio con la hija casada de un miembro del sacerdocio se reservaba la pena del plomo. Se estrangulaba al reo con una cuerda hasta que abría la boca en busca de aire, en ese momento se le vertía plomo fundido. La muerte de Hipatia de Alejandría es, todavía hoy, un episodio oscuro en el que quedan muchas incógnitas por resolver, como fue el papel jugado por la jerarquía de la Iglesia de la época. La gran filósofa y matemática fue golpeada, desnudada y desollada por una turba de cristianos en el año 415 o 416. El desollamiento, arrancar la piel del reo en vida, fue una práctica común en muchos países y en distintas épocas.


LOS PERSONAJES


LOS INVESTIGADORES, LA FORENSE Y EL JUEZ


ANA ARÉN Inspectora jefa del Grupo 1 de Homicidios de Madrid. Nacida en Barcelona, su madre murió asesinada cuando ella era una niña; la mujer estaba embarazada. No se capturó al asesino. Ana quiso buscar respuestas y se hizo policía. RODOLFO, su padre, había sido también agente del cuerpo. Es guapa, rubia —aunque se tiñe de morena— y de piel muy blanca. Pese a su aparente seguridad, siempre teme no encajar, una sensación que se ha visto acentuada en los últimos años por la maledicencia sobre su supuesta capacidad para atraer a psicópatas. Después de los hechos narrados en las dos novelas anteriores, se siente más débil que antes. Cree que esa debilidad anímica la hace frágil y vulnerable. Está sola de nuevo, puesto que hace seis meses que se separó de JOAN, su anterior pareja.


ROSA AXE Subinspectora de Ana en el Grupo de Homicidios; apareció en La química del odio. Fue transferida desde delitos económicos. Se machaca en el gimnasio y es una adicta a los tatuajes. Padece insomnio, por lo que está disponible en las horas más intempestivas y no es extraño encontrársela temprano en comisaría.


CHARO DOMÍNGUEZ En No soy un monstruo se incorporó al anterior grupo de Ana Arén —el de Menores— procedente del servicio de protección de embajadas y consulados. Su punto fuerte como investigadora es su capacidad para conectar ideas diversas y bucear en distintas fuentes.


JOSÉ BARRIGA También acompaña a Ana Arén desde la primera novela. Es joven, pero tiene tics de la vieja escuela. Ambicioso, no lo disimula, aunque su actuación en el caso Slenderman — en No soy un monstruo— supuso un frenazo en su carrera ascendente.


DAVID RUIPÉREZ Comisario de Ana desde su etapa en el Grupo de Menores. Forma parte del colectivo de mandos clasistas y machistas. Ha ascendido gracias a saber medrar en el Cuerpo. Hasta la ministra —en una impagable conversación con Ana (pp. 178-180)— lo considera «un imbécil». Grosero en el trato, complica más que coordina el trabajo de sus subordinados. Le tiene especial inquina a la inspectora jefa Arén.


PALOMA MARCO La forense. Es amiga de Ana y se deben algunos favores. Trata con cierta chulería y unas gotas de mala baba a los mirones que acuden a la sala de autopsias cuando se trata de casos muy mediáticos, como los de Nina Vidal y María Vives. De paso, los epata con comentarios de humor negro y muchas vísceras. Es meticulosa y muy eficiente.


JUAN PÉREZ BENÍTEZ Magistrado. PéBé para los amigos. Le encantan los casos complicados y le fascinan la sangre, las vísceras y las múltiples maneras de matar a un ser humano. Cuanto más truculento, mejor. Siente una cierta debilidad por Ana Arén y colabora con ella, facilitándole la vida siempre que puede y que no vaya contra las normas ni el sentido común. Se hace cargo del asesinato de Nina Vidal y quiere el de María Vives.


LAS VÍCTIMAS


NINA VIDAL VILLA Heredera de un gigantesco negocio inmobiliario y una de las mujeres más deseadas de nuestro país. Es una habitual en la crónica rosa de la televisión y en las revistas. Hace diez años, cuando tenía dieciocho, protagonizó un escándalo mayúsculo al filtrarse un vídeo porno casero en el que hacía el amor con su novio de entonces, el actor Miguel Rolo. Mantiene una peligrosa relación profesional y personal con Vanic Cuadrado, un productor de porno del que se sospecha que está relacionado con las mafias de trata de blancas. Ella ha dirigido para su productora alguna película porno pensada para mujeres.


MARÍA VIVES FIGUEREDO Otra rica y guapa heredera. Segunda hija de la fusión matrimonial entre el emporio Vives de comunicación, aunque con un conglomerado editorial en horas bajas, y el imperio Figueredo de la construcción. Un tío arzobispo y otro senador. De profesión incierta y futuro solucionado, tiene un yate a su nombre, regalo de su último cumpleaños. Era amiga de Nina Vidal, aunque no asistió a su funeral sin que se sepa muy bien por qué.


LAS FAMILIAS Ambas familias, la Vidal-Villa y la Vives-Figueredo, pertenecen a la selecta clase dirigente española. Tienen contactos personales y familiares con todas las esferas del poder político y económico. La actual ministra del Interior, por ejemplo, es amiga íntima de los Vidal y, además, es madrina de su hijo menor. Los padres de las víctimas, ENRIQUE HENRY VIDAL y FERNANDO VIVES, responden al perfil de empresarios dispuestos a realizar cualquier maniobra —incluso las más cuestionables— para salirse con la suya.


LAS CARAS DEL MAL


BRANIMIR Y SVETOMIR MOSCOVICCI Caras visibles del clan Moscovicci. Desde una pequeña aldea búlgara este clan ha conquistado Europa sembrándola de cadáveres. Esla principal mafia de trata de blancas y prostitución. No dudan en matar, sea para castigar, sea para advertir o por diversión.


VANIC CUADRADO Propietario de una productora y de páginas web porno. El hombre de los Moscovicci en España. La policía está convencida de que sus negocios legales le sirven para blanquear los ingresos de los ilegales. Se asegura que es quien corrompió a Nina y difundió su vídeo.


LOLA Está incluida en esta sección porque trabaja para la productora de Vanic Cuadrado. Es ingeniera informática. Su labor es supervisar las redes de porno —el vídeo streaming y las cámaras en vivo— para evitar que se caigan o que se reduzca su velocidad, y para prevenir ataques de piratas e interacciones no deseadas entre las chicas y los clientes.


INÉS GRAU Antigua reportera estrella de Canal 11. Juzgada por el asesinato de un niño en el caso Slenderman, fue absuelta por el jurado. Ahora ha vuelto a su antiguo trabajo con ganas de vengarse. No va a ponerle las cosas fáciles a la inspectora Ana Arén.


TRES VERSOS SUELTOS


MIGUEL ROLO Actor de fama internacional. Estrella de Hollywood y protagonista de una de las sagas más exitosas de superhéroes. Fue novio de Nina Vidal y coprotagonista involuntario del famoso vídeo porno con el que se ganó el sobrenombre del Cañón del Colorado. Su reciente participación en una producción independiente puede valerle su primer Óscar.


JAVIER NORI Antiguo subinspector de policía. Hombre de confianza y amigo de Ana Arén en el Grupo de Menores. «Éramos como un viejo matrimonio», recuerdan ambos. Fue una víctima más del caso Slenderman, en la primera novela de la serie. Ahora trabaja como jefe de seguridad para Canal 11, la misma cadena que ha vuelto a contratar a Inés Grau.


TERESA TOBÍAS La directora del Canal 11 y una de las mujeres más poderosas del país. Mantenemos en secreto su papel en la novela por razones puramente argumentales.


Sobre la autora


Carme Chaparro (Barcelona, 1973) es periodista, con una amplia y consolidada carrera como presentadora y editora en informativos de televisión. Ha estado al frente de las principales ediciones informativas del grupo Mediaset, en Informativos Telecinco y Noticias Cuatro, espacios para los que ha cubierto los acontecimientos más destacados de las últimas dos décadas. Su último proyecto televisivo para Telecinco ha sido la serie documental Mujeres al poder, cuya segunda temporada se estrenó el pasado mes de febrero.


Firmemente comprometida con la libertad, la igualdad y los derechos de las mujeres, y militante contra cualquier forma de manifestación de violencia hacia las personas más vulnerables, en 2018 recibió el Premio Feminismo PSOE, así como el reconocimiento a su trayectoria por parte del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial.


Su pasión por la lectura se ha traducido en pasión por escribir. Carme ha compaginado su trabajo en televisión con colaboraciones como columnista para las revistas Yo Dona —en la que tiene un espacio semanal—, GQ y Mujer Hoy. Actualmente también escribe su propio blog en Yahoo. Es autora de las novelas No soy un monstruo (Premio Primavera 2017) y La química del odio, y del ensayo Calladita estás más guapa.


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manel Loureiro sorprende con LA PUERTA, un thriller ambientado en la misteriosa y legendaria Galicia

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO