Natalia de Santiago presenta INVIERTE EN TI, la guía definitiva que te ayudará a ahorrar, planificar y gestionar tu dinero de una manera tan eficaz como entretenida

 



Editorial Planeta. 240 páginas

Rústica con solapas: 18,90€ Electrónico: 8,99€


«Y eso precisamente quiere ser este libro: una guía práctica para gestionar tu economía lo mejor posible. Desde lo más simple hasta lo más complejo, sin necesidad de tener ningún conocimiento previo ni de ser un genio de las matemáticas, este libro te enseñará cómo organizarte en 11 pasos para sacarle más partido a tu dinero».


La introducción de Natalia de Santiago a su propia obra no puede ser más acertada: este libro nos explica, con sencillez y cercanía, lo que debemos hacer para que el dinero no nos quite el sueño. Sin milagros ni falsas promesas, pone al alcance del común de los mortales el conocimiento y los instrumentos necesarios para poder vivir mejor y más tranquilos.


¿Por qué nos cuesta tanto ahorrar? ¿Cuáles son las claves de un buen presupuesto? ¿Alquilar es tirar el dinero? ¿Cómo podemos elegir el banco que más nos conviene? ¿Toda la deuda es mala? ¿Qué hay que tener en cuenta antes de firmar un préstamo? ¿Cuándo deberíamos empezar a ahorrar para la jubilación? ¿De verdad hay que ahorrar para el futuro? Capítulo tras capítulo se van desvelando las respuestas a cada una de estas preguntas —y muchas otras— de manera simple, didáctica, entretenida y con fundamentos sólidos.



Planeta dice que INVIERTE EN TÍ es la "guía definitiva que te ayudará a ahorrar, planificar y gestionar tu dinero de una manera tan eficaz como entretenida". ¿Coincides? ¿Es un buen resumen de los objetivos que te planteaste al escribir el libro?


Sí se ajusta, sí. Cuando me puse a escribir me pegué un pósit en el ordenador que ponía:"concéntrate en que sea útil, no hace falta que rime“. Al final no se trata de inventar la rueda, mi preocupación principal al escribir el libro es que fuera útil y que se dejase leer de corrido.


¿Cuánto dinero "sobrante" hay que tener para pensar en invertir?


Invertir es un poco la guinda del pastel financiero y, por lo tanto, antes de plantearse invertir hay que haber cubierto otras necesidades de ahorro como tener un colchón de emergencia de seis meses de sueldo, haber empezado a ahorrar para la jubilación y tener tus objetivos a medio plazo más o menos cubiertos porque solo se debe invertir dinero que no vas a necesitar en los próximos años.


¿Quedamos fuera del círculo de inversores las personas que no tenemos ni idea de economía?


Hoy en día hay bastantes alternativas de inversión para el ciudadano de a pie, pero hay que estar dispuesto a dedicarle un rato para asegurarnos de que no invertimos en nada que no entendamos bien, ni nos metemos en ningún berenjenal que tenga un riesgo con el que no nos sintamos cómodos. Y dejarnos asesorar, claro.


¿Alquilar, invertir o comprar?


Al final, como con casi todo, depende. Lo que hay que tener claro es que ni alquilar es tirar el dinero ni comprar es siempre una buenísima inversión. En general, alquilar suele compensar a corto plazo y comprar a largo, pero lo fundamental es comprarse solo una casa que te puedas permitir para no correr riesgos innecesarios.


Y otra. ¿Invertir o gastar a lo loco y ya vendrán tiempos mejores?


Pues mira, ni lo uno ni lo otro. Lo que hay que hacer siempre es ahorrar que es la forma más eficaz que tenemos de hacer hucha cuando las cosas van bien para poder vivir más tranquilos cuando las cosas van mal. No nos engañemos, baches siempre va a haber, el secreto es estar preparado para cuando vengan mal dadas.


El refranero popular dice que nunca hay que poner todos los huevos en la misma cesta. ¿Es un buen consejo también para las inversiones económicas?


Más que un consejo es un “sí o sí”. Diversificar —el palabro técnico de aquello de no poner todos los huevos en la misma cesta— es una de las mejores estrategias para minimizar el riesgo que corremos cuando invertimos, por aquello de que si una cosa va mal puedes compensar con la otra. Cuanto más repartidos tengamos los huevos, menos riesgo habrá de que los perdamos.


Algunas personas afirman que es mejor guardar el dinero "debajo del colchón" y huir de los bancos. ¿Hacen bien?


Esto, al final, es una decisión personal. Yo siempre digo que invertir es una opción, no una obligación. Lo que tenemos que tener en cuenta cuando dejamos el dinero debajo del colchón es que lo estamos dejando a merced de la inflación. Es decir, ese dinero va a perder valor al ritmo del IPC por lo que tendremos que ahorrar más para compensar. Pero es una opción tan digna como cualquier otra.


Seguimos con el refranero: Consejos doy que para mí no tengo. Sin desvelar ningún secreto de Estado, ¿te haces caso a tí misma?


A ratos. Si te fijas, en el libro siempre parto de mis propios errores porque, las cosas como son, en algún momento de la vida me he saltado todos y cada uno de los consejos que doy. Lo importante no es no desviarse nunca, sino saber que al final hay que volver al redil.


Cuestión práctica: ¿Dónde guardo tu libro? ¿En la estantería, en la mesilla de noche, en el archivo,....... o en la cartera de mano para consultarlo continuamente?


Yo diría que al lado del ordenador para tenerlo de cuerpo presente cada vez que entres en la web del banco. Por eso está estructurado en once pasos, para irlo aplicando de forma gradual, paso a paso. No se conquistó Roma en un día, ni nos vamos a volver un gurú de las finanzas de una sentada.


¿Humor, imaginación, ..... son también ingredientes de tu libro? ¿O todo nace de la investigación y la experiencia propia y ajena?


La experiencia y la investigación son el fondo y la base del libro, pero para darle forma, y sobre todo para que fuera digestible, he tenido que tirar de mucha imaginación y de mucho humor del renegrido.


El humor salva


Sin embargo, algo que la autora no anticipa en las palabras introductorias es la dosis justa de humor que ha salpicado a lo largo de todo el libro para hacer más llevadero y entretenido un tema que, por lo general, suele ser terriblemente árido y aburrido. «A ninguna mente bien organizada le falta sentido del humor», dijo el poeta británico Samuel Taylor Coleridge, y a De Santiago, ingeniera de formación y financiera por vocación, esta cita le calza perfecto: nadie había hecho las finanzas tan amenas.


«Lo podemos llamar ahorrar, gestionar nuestra tesorería o untar la mantequilla. Al final, lo que cuenta es que la tostada quede bien cubierta», aconseja en el capítulo Ahorra como los ricos con esta simpática analogía, un recurso que utiliza más de una vez —y de manera magistral— en varios pasajes de INVIERTE EN TI.


Esta experta en análisis y planificación financiera escribe como si estuviera charlando entre amigas en un bar, gin-tonics de por medio y sin mascarillas. «También conviene explicarles que si te asesinan no cobran. Por si las moscas», advierte con total confianza refiriéndose a los beneficiarios de las pólizas, en la sección dedicada a los seguros de vida. «Parece de cajón, pero, como no sería la primera vez que alguien envenena a su pareja para cobrar su seguro de vida, las aseguradoras han aprendido la lección y no cubren el supuesto de homicidio a manos del beneficiario», agrega.


El libro incluye, además, una invitación de la autora a entrar en la intimidad de su hogar y a conocer los entresijos de su gran familia: su marido, sus cinco hijas —sí, cinco— y su perra Emma, con quienes vive, según sus propias palabras, escondida en los Alpes.


Educar con números


«Seguro que te va a servir en el futuro, ya lo verás», era la respuesta que —palabras más, palabras menos— recibíamos de padres y profesores cuando nos quejábamos por todas las horas que teníamos que pasar luchando con las matemáticas en el colegio. Algo que De Santiago, con cinco niñas en edad escolar, conoce muy bien.


El tiempo, como siempre, tiene la mala costumbre de dar la razón a nuestros mayores. A pesar de que esta ciencia que estudia las propiedades de los números y las relaciones que se establecen entre ellos suele tener pocos adeptos en edades tempranas, al ir creciendo e incorporándonos al mundo laboral y a lista de contactos de Hacienda, todos nos vemos obligados lidiar con nuestras cuentas a diario, y qué mejor que llevarse bien con ellas.


El libro, que no solo enseña a invertir en uno mismo sino también en toda la familia, sugiere introducir a los niños en temas financieros a partir de los 8 años para que aprendan a gestionar su economía con criterio. «Sea como fuere, es conveniente que nuestros hijos entiendan cómo funciona un banco como tarde a los 12 años, antes de tener su primera cuenta», la cual recomienda abrir entre los 13 y los 15. «Yo esto lo llevo tan a rajatabla que la quinta, con apenas 5 añitos recién cumplidos, vino a pedirme un vestido para su muñeca y, anticipándose, me dijo: “Yo pago la mitad”. No es lista mi niña ni nada», cuenta a modo de anécdota familiar.


Entre tantos consejos útiles y prácticos, en las primeras páginas se explica cómo hacer un presupuesto que, aunque nos va a servir para llevar el seguimiento mensual de nuestros gastos e ingresos, debe ser anual. «Pero eso no es excusa para no ponerse porque estamos en mayo. Con que cubra los doce meses siguientes, vale. Cualquier momento es bueno para empezar», aclara, y aconseja también que el mismo debe ser real, ajustarse a la vida de quien lo realiza y no dejar ningún gasto fuera.


Al final de cada capítulo, y a modo de examen, esta especialista en el impacto económico del cambio climático propone un cuadro en el que resume y destaca los puntos que debemos cumplir para aprobar cada apartado con nota. Una buena manera de ordenar lo aprendido y de hacer una autoevaluación tras haber digerido una gran cantidad de información.


Otro aspecto significativo de esta práctica guía son los consejos y tips que van apareciendo recurrentemente resaltados como La regla de oro: «Solo hay que endeudarse para pagar cosas que puedan incrementar nuestros ingresos o nuestro valor neto», La fórmula maestra: «No debemos gastar más de un tercio de nuestros ingresos netos en vivienda», o El truco del almendruco: «Cuanto antes empecemos, menos tendremos que ahorrar».


También hace advertencias para estar alerta y no caer en engaños bajo el lema Que no te la den con queso: «Nunca hay que aceptar una deuda que permita pagar una cuota tan pequeña que no cubra los intereses».


El objetivo de la autora, como el de toda buena docente que se precie, es que sus estudiantes aprendan, por lo que aspira —y lo deja por escrito— a que quienes inviertan su tiempo en leer este libro puedan, entre otras cosas, manejar con soltura las herramientas básicas para planificar su economía, saber cuál es su poderío financiero y cómo mejorarlo, aprender a ahorrar como los ricos, hablarle de tú a tú a su banco y evaluar cualquier producto financiero para que no les den gato por liebre, y estén preparados para capear cualquier crisis.


Y eso no es todo, porque además pretende que suslectores, al terminar de leer este logrado manual, sean capaces de endeudarse con criterio, de invertir sin prisa, pero sin pausa, en su futuro para poder vivir tranquilos el día que se jubilen, de tomar decisiones cabales de inversión y de medir los riesgos que están dispuestos a asumir, no tengan miedo ni de alquilar ni de comprar y sepan cuál es la mejor opción para cada uno, y no les dejen ningún marrón a sus hijos el día en que pongan rumbo al otro barrio.


Comparaciones no tan odiosas


Siempre con el humor como marca registrada, De Santiago realiza innumerables analogías a lo largo de las 240 páginas de INVIERTE EN TI para tratar de explicar de manera eficaz y divertida distintos aspectos del mundo financiero. Por ejemplo, la elección de banco la compara con un matrimonio e, incluso, habla de poligamia y de «casarse» con más de una entidad financiera, lo cual no solo recomienda, sino que considera muy sano.


También, y aunque parezca descabellado, compara ciertas obligaciones de pago con los hongos: «Esto de la deuda es un poco como lo de las setas. A veces, la deuda sana, la que alimenta y nos puede ayudar a crecer, es muy difícil de distinguir de la venenosa, que se nos puede atragantar y ahogarnos. Y, como con las setas, lo que hay que tener son los ojos muy abiertos para buscar ese rasgo característico que nos va a sacar de dudas», dice con naturalidad.


En otra parte del libro, cuando aconseja al lector seguir estudiando y capacitándose para no quedar desactualizado en el ámbito profesional, y de esta manera poder acceder a trabajos mejor pagados en el futuro, lo compara con estar al día de las últimas innovaciones tecnológicas. «Igual que, aunque nos compremos el iPhone más molón del mercado, tenemos que actualizar el software cada cierto tiempo, nosotros deberíamos actualizar nuestro software periódicamente para mantener nuestro valor en el mercado laboral», explica a modo de motivación. «Casi nada se correlaciona tan bien con el éxito profesional y, a la sazón, en la vida como la capacidad y la comprensión lectora, un músculo que, como todos, conviene ejercitar a diario. (…) Y ya no solo leer, mantenerse al día y estar al tanto de lo que pasa en el mundo es fundamental para no quedarse atrás. Estar informado es siempre un valor en alza».


Influencer financiera


Como ya nos tiene acostumbrados en sus artículos sobre economía y finanzas en la revista Elle, y también en su cuenta de Instagram @natdesantiago, en la que tiene miles de (fieles) seguidores y seguidoras, el lenguaje y los términos utilizados por De Santiago en este, su primer libro, son simples, cercanos y claros para que cualquiera pueda entenderlos, sin necesidad de tener conocimientos previos, un máster en economía ni un doctorado en matemáticas.


«Gracias x explicarte tan bien, para tooodos!», «Ay me voy corriendo a hacerme un café y a leerlo con atención, gracias por formarnos en economía básica», «Claro y al detalle! Gracias! Son las típicas preguntas que todo el mundo se hace!», «Me encantan tus artículos y tus posts, para una lerdi como yo en finanzas siempre me queda todo más claro después de leerte!!», «Yo siempre he pensado que este tipo de cosas tendríamos que haber estudiado en el colegio! Economía doméstica!!», son solo algunos de los comentarios que recibe a diario en las entradas que realiza en su cuenta de la citada red social como muestras de agradecimiento por la claridad con la que explica todos los conceptos.


Una gran inversión


Cuando parecía que la crisis financiera daba sus últimos coletazos, la aparición de un nuevo virus hace poco más de un año en Wuhan, la capital de la provincia china de Hubei, puso de nuevo en jaque a la economía mundial, colándose en nuestros hogares y afectando, en mayor o menor medida, a todos los bolsillos.


Por este motivo, y porque la nueva crisis generada por la pandemia que causó el coronavirus ya es más una realidad que un simple pronóstico pesimista, es un buen momento para ponerse manos a la obra —y a los números—, hacer cuentas y tomar las medidas que nos pueden ayudar a salir de algunos apuros económicos y a evitar malos tragos en el futuro.


En definitiva, igual que la autora aconseja no dejar para mañana lo que se pueda ahorrar hoy, Invierte en ti es el ejemplo ideal de no dejar para mañana lo que puedas leer hoy, ya que como bien dice en los páginas finales del libro, «se trata de mimarse un poco y de sacar tiempo de donde no hay para invertirlo en nuestro bien más preciado: nosotros mismos».


Sobre la autora


Natalia de Santiago es ingeniera de formación, financiera por vocación y está especializada en el impacto económico del cambio climático. Lleva contando dinero, propio y ajeno, real y ficticio, desde que con 8 años le sisó un cuaderno de contabilidad a su padre.


Desde entonces ha trabajado siempre en finanzas, en París, Madrid y Múnich, y en 2009 cofundó MyValue Solutions, una empresa especializada en el diseño de soluciones open banking de planificación y gestión financiera para bancos, empresas y particulares.


Escribe sobre finanzas y economía en la revista Elle, pasa más tiempo en Instagram del que debería y vive escondida en los Alpes con su marido y sus cinco hijas. Sí, han leído bien: cinco. Niñas. Todas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO

SON SOLO FÁBULAS, de Antonio M. Herrera, una mirada festiva y ácida al ser humano a través de un género clásico elaborado con una técnica novedosa

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental