MALASANGRE, de Helena Tur, una tierra teñida por la sangre de cuatro niñas, una joven dispuesta a arriesgar su vida por los demás, una poderosa historia de amor


Editorial Plaza & Janés. 400 páginas
Tapa dura con sobrecubierta: 19,90€ electrónico: 4,99€

En la segunda mitad del siglo XIX, Henar, una joven huérfana, viaja hasta el Bierzo para trabajar en una granja de abejas. Coincidiendo con su llegada, comienzan a aparecer en la comarca niñas asesinadas, con un corte en el cuello y el cadáver sin sangre.

En medio de este ambiente opresivo, Henar descubrirá el amor que no conoció en su infancia, al encariñarse de la hija de los señores, a la que cuida y protege como si fuera de su familia, y conocerá la pasión en los brazos de un atractivo buscavidas que huye por una estafa. Pero en un lugar inhóspito donde nadie es quien dice ser ¿es posible confiar en un extraño?

La verdad está escrita en la sangre.

«Pasaron dos minutos que se le hicieron eternos. No era una persona paciente y la necesidad de saber qué ocurría allí dentro era tan fuerte como su temor a entrar. Notaba cómo ambos impulsos luchaban entre sí: deseaba asomarse, pero no quería delatar su presencia. De pronto, se sintió perdida. Alguien, a su espalda, la agarró por la muñeca de la mano que empuñaba la navaja y se la retorció hasta que tuvo que soltarla, al tiempo que con la otra mano le tapaba la boca para impedir que gritara. Henar entró en pánico al sentir el aliento de su agresor en el cuello. Tal vez esos fueran sus últimos instantes de vida.»


  • La primera pregunta en la primera entrevista es casi obligada. ¿Por qué escribes?

Desde pequeña me ha encantado leer y supongo que una cosa lleva a otra. Me recuerdo escribiendo desde los nueve años, aunque textos infumables, claro, y luego, como no podía ser de otra manera, estudié Filología con intención de mejorar mis lecturas y mi escritura. Escribo ficción y ensayo y creo que lo abordo de dos formas distintas. En el ensayo siento que busco algo, creo que ese algo es un sentido, un sentido al mundo, a la existencia o algo que se acerca a ello. Mientras que en la ficción, de alguna manera, noto que le estoy dando sentido al tiempo, a mi tiempo, es decir, a mi existencia. De lo que no hay duda es de que en ambos casos tiene que ver con un empuje interior que no es otro que la pasión.

  • Y ¿por qué esta historia? ¿Existe algún chispazo, es una historia madurada y pensada durante años, es un encargo de la editorial,......???

Creo que, en Literatura, todas las historias empiezan con un chispazo, pero no todos los chispazos acaban en historia. Chispazos hay muchos, pero la mayoría se apagan con el tiempo. Escribir una novela va a implicar varios años de dedicación, por lo que va a exigir que la llama, la pasión, se mantenga viva o la escritura se hará insoportable. Por tanto, sólo presto atención a esos chispazos que prenden y eso sólo puede saberse porque siempre están ahí, porque perduran en el tiempo aunque uno no les haga caso. A partir de ese momento, de que tengo claro que quiero “esclavizarme” a una historia durante varios años, empieza la maduración, la escritura y reescrituras. El primer manuscrito sirve para crear un argumento, pero el trabajo literario empieza después. Y ése es el proceso más largo y delicado.

  • Decía la inolvidable Mayra Gómez Kemp en el legendario UN DOS TRES que "hasta aquí puedo leer" a la hora de dar una pista sobre el premio final. Siguiendo esta línea, ¿hasta dónde puedes contar a los lectores el contenido de MALASANGRE sin desvelar demasiados secretos?

Es una novela de suspense psicológico. Tiene un entramado histórico, una mujer fuerte y una historia de amor secundaria, pero básicamente es suspense. Narra la historia de Henar, una joven huérfana de 17 años que está desesperada por encontrar un trabajo y, cuando sabe que otra huérfana ha muerto en un accidente mientras se dirigía a trabajar en un colmenar de El Bierzo, decide ir para reemplazarla. Allí, se entera de que la muerte no ha sido accidental, sino que la niña ha sido asesinada, y no es la única, más cadáveres de niñas empiezan a aparecer en El Sil con una marca en el cuello y desangradas. Henar siente que debe proteger a Lúa, la hija sorda de la apicultora para la que trabaja, pero cuanto más intenta apartarla del peligro, más avanza hacia él. Dos hombres dicen querer protegerla, pero tal vez no todo sea lo que parece. Sin pretenderlo, cada paso la empujará más hacia una telaraña en la que se verá atrapada sin remedio. También aparece la sombra de Romasanta, el Sacamantecas, que había sido indultado del garrote vil cuatro años antes de la historia de la novela y no se sabía si se había vuelto a escapar, si se ocultaba otra vez bajo un nombre falso...

  • El Bierzo en el Siglo XIX no sería precisamente El Paraíso. ¿Por qué sitúas la historia en este escenario tan duro e inhóspito? ¿Es un "personaje" más?

El tópico del locus amoenus, el lugar idílico y amable, nace en el Mediterráneo y yo buscaba todo lo contrario. Me apasionan los bosques del norte que, aparte de bellísimos, también resultan tenebrosos. Y, si a esa belleza, a veces siniestra, le añadimos un lugar con la fuerza telúrica que tienen Las Médulas, que fue el detonante, ya no tuve ninguna duda de que tenía ambientarla en El Bierzo. Del mismo modo, el hecho de ubicar a la protagonista, que tiene miedo a las abejas, en una granja de abejas creo que ayudaba a generar una inquietud que he querido que acompañara a protagonista y lector durante toda la historia. Es la sensación de amenaza constante, de inseguridad, de incapacidad de controlar por dónde vendrá el ataqué.
Además, cuando indagué en la historia del lugar y vi que en 1858 Isabel II tenía previsto un viaje para recuperar el camino de Santiago que pasa por Ponferrada, pensé que eso me daría mucho juego. Es un periodo entre la segunda y la tercera guerra carlista y, en el Norte, el carlismo seguía latente. Había miedo a un atentado y eso obliga a un despliegue de la Guardia Civil para prevenirlo.

Intriga, suspense, misterio, aventura, amor son ingredientes de tu novela. ¿El éxito está en cómo mezclar esos ingredientes básicos?

No creo en el éxito, creo en lo bien hecho. Luego, hay mucho factor externo que tiene que ver más con la suerte, con el momento, con cosas que se te escapan. Más que los ingredientes, creo que en una novela lo más importante es la verosimilitud. Aunque cada novela particular tiene otras exigencias, también singulares, y, en este caso, he procurado que toda la labor de artesano que hay detrás ayude a crear suspense.

  • ¿Existió Henar? ¿O es un personaje con retazos de diferentes mujeres?

No pensaba en nadie particular cuando creé a Henar, pero sí era importante que fuera impulsiva y curiosa para que ayudara al personaje a meterse en la boca del lobo a pesar de que es lo que intenta evitar. También tenía claro que debía tener un fuerte sentimiento de defensa de los débiles y las causas justas para que, en lugar de ponerse a salvo, se quedara ante el peligro para proteger a otros. Y, desde luego, tenía que ser joven para que resultara verosímil un enamoramiento como el suyo. Pero como ocurre siempre con los personajes, a partir de los trazos principales, se van haciendo ellos mismos mientras avanza la trama y muchas veces escapan, o se independizan, de las primeras intenciones.

  • Si pudiéramos establecer porcentajes, ¿Cuánto hay de creación y cuánto de documentación en MALASANGRE?

La trama y los personajes que mueven la trama han sido creados en un contexto real. El viaje que realizó Isabel II en ese momento está en toda la prensa de la época y la historia del Sacamantecas, también. No sabría determinar porcentajes, son cosas que caminan juntas. Además de la invención y la documentación, está la ambientación, que es lo que lleva a adecuar lenguaje y comportamiento de los personajes a la época y a su clase social, y eso sólo se encuentra en la Literatura de la época.

  • En el aspecto puramente literario, que te interesa más ¿cómo contar la historia o qué contar?. El eterno debate entre forma y fondo.

De alguna manera, fondo y forma son lo mismo. En pintura se ve más claro: sin formas, todo el lienzo es monocromo y no hay un fondo, no hay nada pintado. Pues lo mismo ocurre en la literatura, se exigen mutuamente. El qué no puede ser de otra manera y el cómo hace al qué. Hay muchos cuadros de crucifixiones; si sólo importara el qué, bastaría con uno, pero la forma hace que cada Cristo crucificado sea distinto, por tanto, afecta al fondo.

  • ¿Has escrito la novela que te gustaría leer? ¿Piensas en el lector a la hora de escribir?

Creo que sí tengo tendencia a escribir novelas que quisiera leer, aunque es cierto que luego leo cosas muy diversas. Pero, de alguna manera, sí soy yo misma el lector al que va dirigida. Nunca he pensado en el lector como público, aunque tengo miedo de que ahora me ocurra. Es un peligro del que debo ser consciente y contra el que hay que batallar, del mismo modo que hay que batallar contra lo políticamente correcto, que parece se ha convertido en una nueva censura. No es recomendable perder la autenticidad por cuestiones prácticas.



Sobre la autora

Helena Tur Planells nació en Ibiza el 16 de octubre de 1969. Hija única, desarrolló la tendencia a evadirse en la lectura o en sí misma y a inventarse historias ya desde niña. No es de extrañar que después dedicara sus estudios a la Literatura. Tras publicaciones modestas y diversas con su nombre, se enfundó en el pseudónimo de Jane Kelder para publicar novela romántica influida por Jane Austen y Elizabeth Gaskell. Ahora, sin abandonar la ficción histórica, ni tampoco el costumbrismo o el romance, da el salto al suspense recuperando su nombre real. Desde que vio una imagen de Las Médulas, se enamoró de aquel lugar y supo que los restos de las antiguas minas romanas de El Bierzo iban a convertirse en un personaje más de su próxima novela: Malasangre

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manel Loureiro sorprende con LA PUERTA, un thriller ambientado en la misteriosa y legendaria Galicia

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO