TODO ARDE, de Nuria Barrios, una novela hermosa, descarnada y conmovedora sobre la familia, la fina línea que separa la normalidad del desastre y el rastro de luz que deja siempre el amor


Editorial Alfaguara. 304 páginas
Tapa blanda con solapas: 18,90€ Electrónico: 8,99€

TODO ARDE es una original y perturbadora recreación del mito de Orfeo y Eurídice, una historia de luz y tinieblas donde el lector no sabrá hasta el final quién salva a quién.

Esta es la historia de dos hermanos. El pequeño se llama Lolo y tiene dieciséis años. Su hermana mayor, Lena, está enganchada al crack y a la heroína. Lleva un año fuera de casa y nadie conoce su paradero. Un día de agosto, Lolo la encuentra en el aeropuerto de Barajas, donde obtiene dinero con pequeños hurtos. Para convencerla de que vuelva a casa con él, decide acompañarla al poblado chabolista donde Lena compra la droga y parece que vive.

Cuando llegan allí, cae la noche y Lolo se encuentra con una realidad aparentemente caótica e infernal. Lena le da esquinazo y él se ve de repente solo, perdido y en medio de una lucha de clanes. En el momento en que ella se entera de que la vida de Lolo corre peligro, sale en su busca. Por separado, cada hermano intenta encontrar al otro en una carrera contrarreloj.

¿Hasta dónde es capaz de llegar una yonqui por salvar a su hermano? ¿Dejará que lo maten si él pone en peligro su consumo? Y ¿hasta dónde es capaz de llegar Lolo para salvar a su hermana, que se hunde en el abismo? ¿Arriesgará su propia vida?
Todo arde habla de lo que significa la familia, de la fina línea que separa la normalidad del desastre y del rastro de luz que deja siempre el amor.

Carta de la autora

"Querida amiga, querido amigo: Tienes en tus manos las galeradas de mi novela Todo arde, que publicará Alfaguara en enero de 2020. Eres uno de los primeros lectores de esta historia, a cuya escritura me he dedicado en cuerpo y alma los últimos tres años. Algunas novelas se trenzan de manera ficcional, pero nacen desde algún punto muy hondo en la vida del escritor. Éste es el caso. La semilla de Todo arde prendió en mí hace mucho tiempo y, mientras escribía otros libros, iban tomando forma su mundo, sus personajes, su vibrante trama.

Todo arde cuenta la historia de dos hermanos. El pequeño se llama Lolo y es un chaval de 16 años. Su hermana mayor, Lena, tiene 25 años y está enganchada al crack y a la heroína. Lleva un año fuera de casa y nadie sabe su paradero. Un viernes de agosto, cuando el sol está a punto de ponerse, Lolo la encuentra en el aeropuerto de Barajas, donde ella obtiene dinero con pequeños hurtos. Decidido a convencerla para que vuelva con él y con sus padres, la acompaña al poblado chabolista donde Lena compra la droga.

Así arranca el viaje que los hermanos realizarán juntos y que les llevará a recorrer el poblado a lo largo de esa noche, en una odisea jalonada de pruebas y amenazas.

Los caminos de Lolo y Lena se separan en el laberinto de chabolas. Cada uno por su lado, prosiguen el descenso al infierno mientras se cruzan con Esma, con Noe, con Mikis, con el Piojo, con un ciego borracho capaz de ver en la negrura como un Tiresias gitano... Sólo las hogueras que arden delante de algunos chamizos iluminan las tinieblas. Pero en ese mundo bronco y mentiroso también hay humor y muchas sorpresas.

El hallazgo de un valioso cachorro de pitbull situará a Lolo y a Lena en el centro de una lucha despiadada entre dos clanes que se disputan el control del poblado. La noche, que marca el espacio de la historia, también marca su tiempo; aumenta la tensión y crea una sensación de urgencia. El amor entre los hermanos es la única posibilidad que Lolo y Lena tienen para intentar salvarse antes de que se haga de día. (De todos los vínculos familiares, el de los hermanos es especialmente fascinante por su ambivalencia. Piensa, por ejemplo, en Hansel y Gretel. Piensa también en Caín y Abel). Hasta el final de la novela, no sabrás quién salva a quién.

Espero que Todo arde mantenga tu corazón en vilo y, al mismo tiempo, te haga reír. Y, sobre todo, espero que cuando llegues al emocionante final de la historia, desees empezar a leerla de nuevo.

Gracias por tu tiempo.

Un abrazo, Nuria Barrios"

Sobre la autora

Nuria Barrios es autora de las novelas El alfabeto de los pájaros (2011) y Amores patalógicos (1988); de los libros de relatos Ocho centímetros (2015), El zoo sentimental (2000) y Balearia (2000), y de los libros de poemas La luz de la dinamo (2017), ganadora del Premio Iberoamericano de Poesía Hermanos Machado, Nostalgia de Odiseo (2012) y El hilo del agua (2004), ganador del Premio Ateneo de Sevilla. Como cuentista está presente en numerosas antologías, la más reciente: Tsunami, miradas feministas. Colabora habitualmente en El País.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manel Loureiro sorprende con LA PUERTA, un thriller ambientado en la misteriosa y legendaria Galicia

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO