Regresa ALICE KELLEN, la gran revelación de la novela romántica, con NOSOTROS EN LA LUNA, una historia sobre el amor, el destino y la búsqueda de uno mismo


Editorial Planeta. 480 páginas
Rústica sin solapas: 17.90€ Electrónico: 9,99€


Una noche en París. Dos caminos entrelazándose.

Cuando Rhys y Ginger se conocen en las calles de la ciudad de la luz, no imaginan que sus vidas se unirán para siempre, a pesar de la distancia y de que no puedan ser más diferentes. Ella vive en Londres y a veces se siente tan perdida que se ha olvidado hasta de sus propios sueños. Él es incapaz de quedarse quieto en ningún lugar y cree saber quién es. Y cada noche su amistad crece entre e-mails llenos de confidencias, dudas e inquietudes. Pero ¿qué ocurre cuando el paso del tiempo pone a prueba su relación? ¿Es posible colgarse de la luna junto a otra persona sin poner en riesgo el corazón?

Una gran historia forjada email a email

Su primer encuentro, tan fortuito como mágico por lo cotidiano, supone el  punto de partida para una relación que se irá desarrollando a lo largo del tiempo y que está basada en la amistad. La atracción inicial es importante, pero lo crucial es cómo se van mostrando el uno al otro a través de los numerosos emails que se escriben de forma continuada.

Integrar esa parte tan entrañable, tan romántica, que tiene el género epistolar traído al nuevo milenio proporciona un conocimiento mayor del otro, más profundo, y crea un vínculo difícil de romper.

Ambos siguen una trayectoria diferente, pero están en contacto permanente haciendo al otro cómplice de sus logros y sus miedos hasta que sienten que podrían dar un paso más, pero ¿será ese el fin de su amistad?

Hay dos referentes que están muy presentes en la vida de Ginger y Rhys: la novela de El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry, y la obra de teatro Peter Pan y Wendy, de James Matthew Barrie. Estas dos historias forman parte de la vida de los protagonistas y marcan momentos decisivos.

Y por la forma de escritura de la novela, con correos electrónicos, nos recuerda a la mítica 84, Charing Cross Road, de Helene Hanff, y Contra el viento del norte, de Daniel Glattauer.

El comienzo de su historia nos lleva al inicio de la trilogía cinematográfica que arranca con Antes del amanecer, donde los protagonistas se conocen por casualidad y pasan la noche paseando por una ciudad dormida, hablando, conociéndose y suponiendo un hito fundamental en la vida del otro.

«Es imposible saber cuándo conocerás a esa persona que pondrá de golpe tu mundo del revés. Sencillamente, sucede. Es un pestañeo. Una pompa de jabón estallando. Una cerilla prendiendo. A lo largo de nuestra vida nos cruzamos con miles de personas (…) Y quizá esa que está destinada a sacudirte se pare junto a ti delante de un paso de cebra o se lleve la última caja de cereales del estante superior mientras estás haciendo la compra. Puede que nunca la conozcas ni os dirijáis la palabra. O puede que sí. Puede que os miréis, que tropecéis, que conectéis. Es así de imprevisible, supongo que ahí está la magia. Y, en mi caso, ocurrió una noche gélida de invierno, en París, cuando intentaba comprar un billete de metro.»

Así arranca la nueva novela de Alice Kellen, autora revelación de la nueva novela romántica. Tuvo un éxito arrollador con su anterior bilogía Deja que ocurra y ahora nos trae una historia sobre las casualidades, el amor, la madurez, los sueños y las consecuencias de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida.

La novela se inicia con la locura que acaba de cometer Ginger cuando su novio, Dean, la deja, y decide coger un vuelo, no importa a dónde, pero lo que tiene claro es que tiene que salir de Inglaterra. Llega hasta París y delante de una máquina de billetes, en una estación de metro, su vida tomará un camino inesperado. Rhys, un joven norteamericano, se acerca para ayudarla y sienten una conexión inexplicable que les lleva a alargar ese encuentro inicial a través de una madrugada mágica en la ciudad más brillante del mundo.

Esas horas marcarán sus vidas, sus siguientes años, porque si bien cada uno regresa a su rutina, nada es lo mismo, han conocido a la persona que les escucha y a quien pueden contar todas sus dudas, alegrías y desvelos y con quien se mantendrán en contacto permanente aunque no se vean con frecuencia. Su amistad será un pilar sólido a lo largo del tiempo, pero ese conocimiento mutuo tendrá también sus sombras en forma de miedos, porque qué ocurriría si se arriesgaran a tener algo más y no saliera bien; cuánto perderían de sí mismos si ya no pudieran compartir con el otro su vida a través de los emails.

Sobre la autora

Alice Kellen (1989) nació en Valencia. Su estilo cuidado, personajes inolvidables y escenas llenas de fuerza caracterizan todas sus obras y reciben las mejoras valoraciones de los lectores. Sigue lloviendo, Llévame a cualquier lugar, 33 razones para volver a verte, 23 años antes de ti, 13 locuras que regalarte, El chico que dibujaba constelaciones y sus dos últimos libros, la bilogía Deja que ocurra (Todo lo que nunca fuimos y Todo lo que somos juntos), son solo algunos de sus títulos. Es una enamorada de los gatos, adicta al chocolate y a las visitas interminables a librerías.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manel Loureiro sorprende con LA PUERTA, un thriller ambientado en la misteriosa y legendaria Galicia

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO