Aprende a entender tu cuerpo con EL SECRETO DE LA BUENA DIGESTIÓN, de Ángela Quintas


Editorial Planeta. 256 páginas
Rústica con solapas: 17,90€ Electrónico: 8,99€

Tras los éxitos editoriales ADELGAZA PARA SIEMPRE y LAS RECETAS DE ADELGAZA PARA SIEMPRE, la química experta en nutrición clínica Ángela Quintas nos trae EL SECRETO DE LA BUENA DIGESTIÓN, un libro centrado en todos los aspectos relevantes del sistema digestivo ideado para entender de manera sencilla todo lo que hay detrás de un proceso tan vital y a la vez tan desconocido.

Comemos al menos tres veces al día durante toda nuestra vida, pero no sabemos casi nada de lo que ocurre dentro de nosotros cuando ingerimos un alimento. Como consecuencia, a menudo tampoco entendemos el modo en que nuestro cuerpo reacciona frente a lo que hemos comido. ¿Por qué hay cosas que nos sientan bien y otras que no? ¿Qué relación hay entre lo que comemos y las enfermedades que desarrollamos a lo largo de la vida? ¿Qué nos dice el estómago cuando hace ruido? El mal aliento, las migrañas, la hinchazón abdominal, las alergias, la obesidad y hasta las depresiones pueden tener su origen en una mala digestión.

Este libro, lleno de curiosidades, no huye de explicar los procesos químicos más complejos. Toca cada elemento de nuestro proceso digestivo, incluso hasta llegar a esa gran desconocida: la caca, que tanto puede contarnos sobre nuestra salud. Entender de manera sencilla la complejidad del intestino nos hará más conscientes a la hora de decidir qué vamos a comer mañana para sentirnos mejor.

Mediante los testimonios de pacientes, la especialista Ángela Quintas desarrolla algunas de las patologías más comunes y sus tratamientos de forma cercana y sencilla. No duda en exponer fascinantes anécdotas relacionadas con el aparato digestivo, atacar tabúes y destruir mitos extendidos relacionados con la nutrición.
¿Es el agua con limón un remedio tan saludable como lo pintan l@s Influencers? ¿Existen los trasplantes fecales? ¿Cuáles son los beneficios reales de los probióticos? El secreto de la buena digestión tiene la respuesta a estas y otras preguntas, las que siempre nos hemos hecho y algunas totalmente nuevas.

El mercado editorial está lleno de libros que tratan la nutrición, la cocina sana e incluso gastronomías de todo el mundo, pero apenas se encuentra información sobre el sistema digestivo. Un hecho contraproducente, ya que es un proceso que implica y afecta a la mayor parte de nuestros órganos, incluyendo el cerebro, la piel y el sistema nervioso. Esto significa que muy a menudo esté relacionado con otros síntomas que padeces cada día y que no piensas que puedan tener que ver con tu intestino: mala salud dental, halitosis, migrañas e incluso depresiones.

Resulta imprescindible mantenerse informado para evitar seguir modas que puedan resultar perjudiciales: sin ir más lejos, la consecuencia principal del consumo cada vez más extendido de agua templada con limón en ayunas, al que se le atribuyen unas propiedades casi mágicas que no tiene, y no tenemos que olvidar que produce la erosión en el esmalte dental.

Entonces, ¿cómo funciona la digestión? Elegimos los alimentos de manera consciente, los introducimos en la cavidad bucal, los trituramos con nuestra dentición, los impregnamos con la saliva y los convertimos en un bolo alimenticio que atraviesa nuestro sistema digestivo gracias a unas contracciones que lo hacen deslizarse a través de él. Cuando llegan a una cavidad con forma de judía, el estómago, se mezclan con los jugos gástricos como si estuviesen en una amasadora de pan. Una vez amasados, los alimentos descienden por un largo tubo, el intestino, a través del cual se extraen los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo convirtiéndose el resto en la palabra innombrable: «caca».

Al contrario de lo que se cree popularmente, se trata de un proceso que dura de 31 a 35 horas en el que cada elemento afecta a los demás. Por ejemplo, si los alimentos entran en el tracto digestivo sin haber sido triturados de manera correcta por los dientes, nuestro sistema digestivo tiene que secretar más cantidad de jugos gástricos para digerirlos y eso puede provocar, a la larga, trastornos como gastritis, úlcera, desnutrición, etc.

Escoger los alimentos que deseamos consumir se basa en el sentido del gusto, cuya función es darnos información para decidir si debemos tragar o no lo que estamos comiendo. Algunos sabores, como el amargo, nos indican si un alimento puede estar en mal estado. Por otra parte, los alimentos de alto contenido calórico, como los ricos en azúcares, son preferidos por los más pequeños por el suministro de energía que les aporta. Tras su triturado y mezcla con saliva (de la que los humanos producimos alrededor de un litro por día), el bolo alimenticio pasa por el esófago y llega al estómago, encargado de la trituración mecánica de los alimentos y de mezclarlos con los jugos gástricos.

El intestino delgado se ocupa de la digestión química de los alimentos: en él se produce la absorción de la mayor parte del agua, los minerales, las vitaminas hidrosolubles, los aminoácidos provenientes de la digestión de las proteínas y los hidratos de carbono. Las grasas, debido a su naturaleza no hidrosoluble, siguen un proceso diferente.

De una longitud de hasta 7 metros, se trata de una de las mayores superficies en nuestro cuerpo en contacto con agentes externos. Además, forma parte del sistema nervioso entérico y cuenta con sus propios nervios, neuronas y mensajeros químicos. Como ejemplo, el 90 % de la serotonina que producimos se origina en el intestino. «Y como curiosidad mencionaré que el intestino humano contiene en su interior alrededor de 200 millones de neuronas, las mismas que hay en el cerebro de un perro», puntualiza la autora. Esto significa que mantener un intestino sano es vital para gozar de buena salud en todos los niveles, para lo cual es necesario tener en cuenta ciertas directrices.

Sobre la autora

ÁNGELA QUINTAS es licenciada en Ciencias Químicas y máster en Dietética y Nutrición Humana. Desde hace más de veinte años dirige su propia consulta de nutrición, que se ha convertido en un referente en España.

Actualmente, compagina su actividad como nutricionista con la docencia en estudios de posgrado de la UNED. Además, es codirectora de BeOk, un espacio semanal sobre nutrición en cadenaser.com, y colaboradora del programa A vivir que son dos días, en la Cadena SER. Sus artículos pueden leerse en la revista Buenavida de El País, en Objetivo Bienestar y otros.

También es asesora nutricional en películas de gran éxito a las órdenes de directores como Daniel Sánchez Arévalo, Pedro Almodóvar, Alejandro Amenábar o Alberto Rodríguez, entre otros. Adelgaza para siempre y Las recetas de adelgaza para siempre, sus dos primeros libros, son todo un éxito de ventas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manel Loureiro sorprende con LA PUERTA, un thriller ambientado en la misteriosa y legendaria Galicia

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO