LAS INCORRECTAS , de Paloma Bravo, la historia de unas mujeres que podrían ser tus amigas


Editorial Espasa. 352 páginas
Rústica con solapas: 19,90€ Electrónico: 12,99€

Eva, Cristina, Candela e Inma no tienen nada en común (ni el estado civil, ni la profesión, ni la actitud ante la vida) pero se encuentran en el club de fútbol de sus hijos. Allí, inmersas cada una en su propia crisis vital, descubrirán que la amistad lo puede todo.

Vitales, solidarias, disparatadas, rebeldes, sinceras y peleonas se apoyarán y ayudarán como solo saben hacerlo las amigas, y conseguirán gestionar juntas sus complicados alrededores: una niña psicópata, una bloguera furiosa, una hermana narcisista, un ex maravilloso y otro en la cárcel, una película que les cambiará la vida... Eso sí: su forma de hacer las cosas es muy suya: desde el humor y una irremediable incorrección.

Paloma Bravo construye una divertida trama coral en la que la ternura y la emoción van de la mano de la crítica social y la ironía más fina. Un retrato fielmente deformado de la vida contemporánea con todas sus contradicciones y, también, claro, sus alegrías.

La creación de los personajes es memorable. Son cuatro universos con dinámicas propias, cuatro vidas minuciosamente recreadas gracias a un profundo conocimiento de la psique humana. Cada una de estas mujeres es distinta a las demás y Paloma Bravo consigue trasladar esas diferencias al papel: cuatro personajes perfectamente definidos en su psicología, actitud ante la vida e, incluso, en su forma de expresarse.

Tras LAS INCORRECTAS hay, en fin, mucha vida. Los temas que se abordan, las relaciones entre las protagonistas y la descripción irónica de nuestra sociedad se abordan desde una mezcla de ternura, ocasional mala baba y saber calar a las personas que solo dan el vivir intensamente y el saber observar lo que ocurre a nuestro alrededor.

¿Hay una línea continua desde La novia de papá hasta Las incorrectas?
Quizá haya una línea continua en el uso de la ironía, pero cada novela es distinta. En tono, en historia, en la cantidad de humor… A mí me gusta Las incorrectas porque es síntesis entre el humor radical de La novia de papá y el realismo de Solos. Es una novela realista, desobediente y divertida, que no es poco.

¿Qué quieres decir ahora que no habías contado antes?
Necesitaba hacer un homenaje a todas las mujeres extraordinarias que me he encontrado en la vida. Toda la vida he presumido tontamente de que mis mejores amigos eran hombres; me costó años reconocer a mis amigas y, al final, han sido ellas quienes me han salvado literalmente la vida. También quería ponerle un poco de verdad y de humor al feminismo. Llevamos muchísimos meses leyendo opiniones muy sesudas y muy tajantes sobre las mujeres: lo que somos, lo que queremos, lo que nos dejamos politizar… Las mujeres de mi novela han preferido contarse ellas mismas, con sus virtudes y sus defectos.

Las incorrectas supera o amplía los marcos convencionales y lo hace con cierta esperanza optimista…
No sé si es una visión optimista, pero sí es pragmática y decidida: hay que vivir sin rendirse. Las protagonistas de la novela tienen la suerte de haberse encontrado unas a otras. Y, sobre todo, cada una ha hecho su propio recuento y sí, tienen muchas decisiones tomadas y muchos errores a la espalda, pero eligen quererse bien, deshacerse en lo posible de lastres y complejos, elegir con quién quieren estar y mirar hacia adelante.

¿Cuántas veces te has caído y te has vuelto a poner de pie?
Me he caído millones de veces, y no juraría que estoy en pie, o al menos no del todo, pero tampoco estoy en el suelo. Es verdad que hace muy pocos años tuve una depresión devastadora y que entendí bien que es una enfermedad que mata mientras alrededor hay gente que te mira con condescendencia, como si no estuvieras haciendo lo suficiente y tu debilidad fuera un defecto de carácter y no un problema médico. Por suerte, hay también amigos, amigas en mi caso, que se pararon a ayudarme. Mi único mérito es haber sabido pedir ayuda.

En este libro hay muchas cicatrices. Además del no rendirse, el miedo a la soledad…
Hay que tener mucho valor para estar solo y mucho cuajo para estar mal acompañado.

¿Es un libro solo para mujeres?
Siempre he tenido muchos y buenos lectores hombres, conectan con mi ironía y me dicen que en mis libros entienden mejor a las mujeres. Pero, desde luego, este libro retrata, sobre todo, a un puñado de mujeres.

¿Pero hay un punto de vista feminista en Las incorrectas?
Sí, sin duda. Es un punto de vista feminista pragmático, autocrítico y con mucho sentido del humor. Sin politización ni ortodoxias, y también sin vergüenza: el feminismo sigue siendo necesario.

Eva odia la palabra “empoderar” y también las frases hechas…
Odiar es mucho decir, pero sí. Vivimos todos inmersos en la pereza de lo políticamente correcto y en la obligación de tener que ser ingeniosos y contundentes todo el rato. Eso sin hablar del posicionamiento: hay que estar enseguida a favor o en contra de cualquier cosa. Todo es pensamiento binario, un post, un tuit… A veces hay que pararse, meditar, mirarse al espejo, leer, tomarse un café… A veces hay que ponerse en modo avión y, sobre todo, escuchar mucho sin dejar que nadie nos diga cómo tenemos que vivir, pensar, reaccionar o ejercer el poder, el feminismo, la maternidad o lo que sea.

Sin embargo, hay frases potentes. Por ejemplo “Lo difícil es ser amable”.
No es mía, sino del abuelo de Jeff Bezos. Cuando vio que su nieto, de niño, ya utilizaba la inteligencia como un cuchillo afilado le dijo “Ser listo es fácil, lo difícil es ser amable”. Y es verdad. Estos tiempos del tuit nos ha devuelto a todos lo peor de la adolescencia. Estamos muy chulitos, muy macarras. El sarcasmo te consigue más seguidores y más retuits, pero el sarcasmo no construye. Lo difícil es ser amable y también es lo necesario.

Amigos. “La palabra peor utilizada de todo el diccionario”. ¿Por qué?
La palabra “amigo” se utiliza con mucha ligereza. La amistad exige estar, dar, recibir; exige querer y cuidar. Exige hacer, vaya, porque “querer” es un verbo activo que tendemos a usar como pura declaración. Yo digo que somos amigos y lo somos, aunque no nos llamemos, aunque si te veo sufrir me aleje, aunque no esté cuando me pides ayuda ni cuando quieres celebrar algo conmigo. Pues entonces igual no somos amigos: hemos compartido risas y cenas, pero amigos no somos.
¿Cómo se hace para recuperar la confianza en la amistad después de alguna deserción?
Cuando te falla un amigo lo complicado no es recuperar la confianza en la amistad, sino recuperar la autoestima y cicatrizar las heridas. Seguramente no es tanto el “hacer” como el entender: quién eres después de ese revés y qué tipo de gente quieres alrededor ahora. Pero creo que hay que ser justos con los amigos y con las parejas: si necesitas algo de ellos, no hay que esperar que te adivinen, hay que pedir. Muchas veces no pedimos ayuda justo por eso, por si no nos la dan, por si nos fallan estrepitosamente. Pero otras veces no lo hacemos para poder sentirnos víctimas. Lo que es bueno es saber quiénes son amigos y quiénes conocidos, quiénes fueron amigos y ahora no lo son. Evitar las expectativas falsas y ser también coherentes, que seguro que todos tenemos algún amigo decepcionado en el camino.

Pero, por otra parte, sin amigos no hay nada…
Sin amigos, sin afectos, sin gente que te importe, hay pocas cosas. Alguien dijo que no hay amigos, sino fragmentos de amistad. Igual es eso: no todos los amigos son para siempre y, aunque duele, no pasa nada.

Segundo asunto. “Al fin y al cabo, esto es una familia” (página 38). ¿Qué es una familia en 2019?
Dos o más personas que eligen quererse y vivir juntas. Y que eligen compartir cuenta de Netflix.
¿Y los niños? ¿Qué pasa con los niños en la novela?
Los niños están. No son protagonistas pero tampoco son niños genéricos, indiferenciados, decorativos; porque los niños ya apuntan los adultos en que van a convertirse y su forma de ser condiciona la vida de sus madres. De hecho, las amigas se conocen por sus hijos, y ellas —mujeres contemporáneas— trabajan, salen y viven con sus hijos o, a veces, a pesar de ellos. Como en la vida, vaya.

¿Qué define a estas mujeres incorrectas?
Lo que une y define a estas incorrectas es la energía y el tirar hacia adelante. Todas ellas tienen mucho pasado, pero intentan que no les lastre y quererse como son ahora, con todos sus errores y sus aciertos.

La pregunta fácil, para acabar: ¿Paloma Bravo es muy incorrecta?
Siempre he creído que desobedecer es obligatorio y, en ese sentido, supongo que sí. Pero, sobre todo, no creo en la perfección ni en los modelos establecidos. Creo que, sin hacer daño a nadie y comprometiéndose con el mundo y con los demás, cada uno tiene que vivir a su manera. Eso tan sencillo es ahora pura incorrección.

Sobre la autora

Nacida en Madrid, Paloma Bravo estudió Derecho y Periodismo. Su primer libro, La novia de papá, se convirtió en un blog de muchísimo éxito en El País y fue llevado al teatro en una obra protagonizada por María Castro y Eva Isanta. También es autora del libro de relatos Tres mujeres solas (RHM Flash) y de La piel de Mica (Plaza & Janés), representada en Nueva York. Ha escrito cuentos infantiles (Los cuentos del koala). Su última novela publicada es Solos (Ediciones Alfabia), en 2016. En la actualidad colabora en MujerHoy. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Manel Loureiro sorprende con LA PUERTA, un thriller ambientado en la misteriosa y legendaria Galicia

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO