Blanca Riestra gana el Premio Ateneo de Sevilla con ÚLTIMAS NOCHES DEL EDIFICO SAN FRANCISCO, "una novela sobre las relaciones de poder, sobre el dinero y sobre la afasia femenina”

 

Editorial Algaida. 400 páginas

Cartoné: 20,00€ Electrónico: 11,99€


Blanca Riestra ganó en 2001 el Premio Ateneo Joven de Sevilla con LA CANCIÓN DE LAS CEREZAS. En 2020, también en Sevilla, acaba de recibir el prestigioso Premio Ateneo, que cumple 52 ediciones. La obra ganadora, ÚLTIMAS NOCHES DEL EDICIO SAN FRANCISCO sitúa al lector en 1957, cuando "Tánger es ya una flor enferma. La colonia extranjera ve con desconfianza el final de los privilegios de la zona internacional, y se resiste a abandonar su vida libre. Mientras William Burroughs remata el Almuerzo salvaje en su habitación del Hotel Muniria, los Bowles se acuestan con sus sirvientes marroquís, a sabiendas de que estos los esquilman. Barbara Huttton festeja su enésimo divorcio en Dar Hosni, su casa de la casba. Francis Bacon va todas las noches a escuchar a su amante, que toca el piano en el Dean's bar. Carmen Aribau, primera ganadora del Planeta, llega a Tánger para separarse de su marido. Pero al mismo tiempo, ocurren otras cosas: una niña bien crece y se enamora, un niño pobre espía a una mujer desnuda, un hombre de veinte años jura aprender a leer y lo consigue. Varios adolescentes se pasean por los prostíbulos, juegan a la ruleta rusa y se disfrazan de mujer. Los generales y los extraperlistas fuman hachís en los bares y discuten. Burroughs escribe, Bowles escribe, todos escriben. Sólo Jane y Carmen no pueden escribir, algo no las deja, se dedican entonces a coquetear con la noche y con la muerte".


Blanca, enhorabuena por el Premio y pregunta tópica: ¿Qué se agradece más, poder llegar a a un número más amplio de lectores; el reconocimiento de otros escritores que conforman el Jurado; el dinero, ....?


Las tres cosas se agradecen. Para mí el Ateneo tiene una especial carga emocional porque mi primer premio importante, en el 2001, fue el Ateneo Joven de Sevilla. Me coincidió además en un momento bisagra, cuando volví de Francia, y recuerdo todo aquel año como uno de los más divertidos de mi vida.


¿Existe algún chispazo que alumbre tu libro o es una historia que venías madurando desde hace tiempo?


Salió sola. Yo soy fan de los Bowles, desde siempre, sobre todo de Jane, pero me metí a leer más sobre su ambiente hace unos años, a raíz de los viajes repetidos a Tánger. La historia de su última época es fascinante, a mí me fascinó. Por alguna razón, algo hizo clic en mi cabeza y quise hacer ventriloquía y ponerlos a conversar en un teatrillo. Tuve que ponerme a escribir. Yo misma rodé mi propia película.


¿Por qué entremezclas personajes reales con ficticios?


Me resultó inevitable. Necesitaba un contrapunto de personajes inventados para hacer vivir a los reales.


Aparecen muchos escritores en la novela. ¿por admiración hacia ellos, porque lo necesitaba la historia, ....?


No sé si por admiración. Yo creo que no. Dedicarse a ese tipo de oficios poco convencionales conlleva una extraña forma de vida, lo cual es interesante. Nada está falsificado en el libro: en el Tánger de los 50, había una inflación tremenda de artistas por metro cuadrado. La historia habla sobre ellos, una sociedad excéntrica inmersa en una estructura colonial. Por muy rebeldes que se creyeran no dejaban de ser unos señoritos. Quizás la novela recoge esa contradicción. Creo que en el subtexto de la novela está claramente la lucha de clases y el abuso de poder. En el fondo es una novela sobre las relaciones de poder y sobre el dinero. También sobre la afasia femenina.


Y por supuesto, sobre el deseo de escribir. Es extraño el deseo de escribir. Pero no lo justifica todo, no nos engañemos.


Tánger, ¿es un protagonista más?


Por supuesto, Tánger es una mujer. Se dice que sus calles están llenas de enamorados suyos y de Aicha Kandicha.


Si fuera cuestión de porcentajes, ¿cuánto habría de ficción y cuánto de investigación en esta novela?


Odio la palabra investigación. Los datos, si de eso se trata, están hechos para ser obviados, pero siguen ahí, algunos tergiversados incluso. Se trata de captar la verdad y, a menudo, la verdad se apresa mediante la ficción, no hay otra manera: hay que utilizar mecanismos parabólicos. Hay mucha gente real en este libro, desde luego. 50/50?


Una pequeña cuestión literaria. En el eterno debate entre forma y fondo, ¿qué te interesa más, qué cuentas o cómo lo cuentas?


Yo soy una formalista confesa. Creo en la novela como estructura y como juego, en ese sentido soy heredera apasionada de los modernistas. Pero por un extraño azar, también cuento historias, cosa que no entiendo por qué me ocurre. Digamos que me ocurre sin querer. En el fondo, mi novela ideal sería un tirabuzón vacío de Natalie Sarraute. Pero Últimas noches no sigue ese modelo formalista para nada, resulta que es una novela donde pasan muchas cosas.


Sobre la autora


Blanca Riestra (A Coruña, 1970) es escritora y doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Borgoña, ha sido directora del Instituto Cervantes de Albuquerque (Estados Unidos), directora literaria de la colección Versión Celeste de la editorial francesa Orbis Tertius, subdirectora de la Escuela de Humanidades de IE University en Madrid, profesora en la Universidad de La Sapienza en Roma, profesora invitada en la Universidad de Franche-Comté en Besançon y profesora de CESUGA University en A Coruña. Ha residido en la Academia de España en Roma (2003/2004) y en la Cité des Arts de Paris (2014/2015), como escritora invitada. Ha publicado las novelas Anatol y dos más (1996), La canción de las cerezas (2001, premio Ateneo Joven de Sevilla 2001), El Sueño de Borges (2005, premio Tigre Juan), Todo lleva su tiempo (2007, finalista del premio Fernando Quiñones), Madrid Blues (2008), La noche sucks (2010), Vuelo diurno (2012), Pregúntale al bosque (premio Ciudad de Barbastro 2013), Greta en su laberinto (premio Torrente Ballester, 2015), Noire Compostela (2016, premio de novela por entregas de La Voz de Galicia) y el poemario Una felicidad salvaje (2010).


Comentarios

Entradas populares de este blog

ARROCES ÉTNICOS Y ROCK VALENCIANO, LA APUESTA DEL TASTARRÒS PARA LA TARDE DEL SÁBADO

Marcos Chicot, el autor de “El asesinato de Sócrates” regresa con una extraordinaria novela sobre Platón, el filósofo más influyente de la historia occidental

SON SOLO FÁBULAS, de Antonio M. Herrera, una mirada festiva y ácida al ser humano a través de un género clásico elaborado con una técnica novedosa